Después de vivir desde hace más de 6 años en Berlín, son muchas las visitas que hemos planeado por la ciudad. En esta entrada queremos darte unos consejos útiles para que planifiques tu visita lo mejor posible y saques el máximo partido a la ciudad.

 

EVITA EL INVIERNO

Nuestro primer consejo es que evites los meses de invierno, es decir, de noviembre a marzo. Puede parecer una obviedad pero la ciudad cambia totalmente en esta época del año. El clima es malo y, aunque no es helador, hacer turismo a una media de 0 grados no es agradable. A esto hay que sumarle la falta de luz: los días suelen ser grises y anochece muy temprano, lo que limitará tus horas de visita por la ciudad. Para que te hagas una idea: en diciembre oscurece alrededor de las 15:30. Si igualmente te decides a visitar Berlín en invierno nuestro consejo es que aproveches el mes de diciembre: en esta época previa a las navidades encontrarás numerosos mercadillos navideños (Weihnachtsmärkte), que animan la ciudad.

A partir de abril todo cambia: los días se alargan, los árboles florecen, el clima se vuelve más suave y la gente más simpática. Viajar a Berlín en primavera o verano no te asegura el buen tiempo, porque en esta ciudad nunca se sabe, pero al menos hay más luz y las temperaturas no son tan bajas. Si durante tu visita disfrutas de días soleados, podrás comprobar cómo los berlineses, y no berlineses, salimos como locos a la calle a que nos dé el sol y a disfrutar del aire libre.

Encuentra las 7 diferencias

 

SAL DEL CENTRO DE LA CIUDAD

Berlín es una ciudad muy extensa y está dividida en diferentes barrios. Si estás buscando alojamiento en Berlín es importante que tengas en cuenta este dato. Probablemente te vas a mover en metro en algún momento, por lo que te interesa estar en una zona bien comunicada. La zona central o barrio de Mitte, donde están la mayoría de las atracciones turísticas, es una zona un poco impersonal donde hay muchas oficinas, centros comerciales y muchas obras. Por ello, yo optaría por alojarme en algunos de los numerosos barrios que hay alrededor, como por ejemplo, Kreuzberg, Prenzlauer Berg, Friedrichshain o NeuköllnEstas zonas están bien comunicadas con el centro y son más agradables para alojarte, ya que son barrios donde encontrarás muchos restaurantes, bares y cafés. En definitiva, mucha más vida.

 

PLANIFICA TU VISITA

Berlín ofrece muchas posibilidades, pero has de tener en cuenta que no vas a poder visitarlo todo. Es imposible. Aun llevando seis años en esta ciudad, a nosotras nos quedan cosas por descubrir. Por ello consideramos que es importante planificar tu visita. Obviamente hay una serie de visitas obligatorias si es la primera vez que viajas a Berlín, pero luego debes tener en cuenta cuántos días vas a estar y cuáles son tus prioridades. Berlín ofrece infinitas posibilidades. Aquí dejamos dos propuestas para planificar tu visita a Berlín en 3 días o en 7 días.

Además, al planificar tus vistas, ten en cuenta si tienes que reservar alguna entrada, como es el caso de la visita gratuita al Reichstag o Parlamento Alemán. Para poder visitar este emblemático edificio y su famosa cúpula, debes reservar con antelación. La reserva del día y la hora se hace a través de su página web y calcula una hora para su visita.

Cúpula del Reichstag

 

LAS VISITAS MEJOR EXPLICADAS

Berlín es fea. Quizás algunos se sorprendan de esta afirmación pero es así. Si vienes a Berlín con la idea de pasear por calles tan bonitas como en París o Roma, ve quitando esta idea de tu cabeza. Da igual el año en el que leas esta entrada, el centro de Berlín va a estar en construcción, ya que las numeras obras de restauración no parecen acabar nunca. Pero Berlín es historia. ¡Y vaya historia! Por eso, cuando pasees por el centro de Berlín no te sorprenderán sus edificios majestuosos y bellas avenidas, pero sí lo que significaron ciertos lugares para la historia reciente. Por eso recomendamos visitar el centro de Berlín con uno de los numerosos free tours que ofrece la ciudad. Nosotras mismas lo hemos hecho y Berlín gana mucho con una buena explicación.

 

NO ABUSES DE LA COMIDA ALEMANA

Estás en Alemania y probablemente lo que primero te apetezca tomar sea una cerveza con una salchicha. Lo entendemos. Pero seamos sinceros, Alemania no es conocida por su apasionante gastronomía. Por ejemplo, que el plato típico de la ciudad berlinesa sea una salchicha con ketchup y curry, ya lo dice todo. La comida alemana está bien pero no deja ser básicamente salchicha, cerdo y patata. Por eso, te aconsejamos que pruebes la variada oferta gastronómica que Berlín ofrece: comida turca, vietnamita, coreana, mexicana, italiana, japonesa, etc. Eso sí, siempre puedes acompañarlo de una buena cerveza.

Codillo o Eisbein

 

USA LA BICICLETA… SI DE VERDAD SABES

A todos nos ha pasado: llegas a una ciudad del norte de Europa y te fascina que se muevan en bicicleta. Decides que una forma diferente de visitar la ciudad es alquilar una bicicleta para moverte. Hasta ahí todo bien. Pero de verdad, si usas la bicicleta por Berlín, ten en cuenta la cantidad de ciclistas que usan la bici a modo de transporte y que no tienen paciencia para esquivar turistas que van distraídos mirando a su alrededor, saltándose las normas de circulación y sin fijarse en los otros vehículos. Nuestro consejo es que si de verdad quieres moverte en bicicleta, pienses si eres capaz de moverte en este vehículo, teniendo en cuenta que Berlín no es un pueblecito, sino una ciudad de 4 millones de habitantes con autobuses, taxis, coches, tranvías, bicicletas y peatones. ¡Suerte!

 

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que manter este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí