“No he cometido injusticias contra los hombres, no he maltratado a los animales, no he hecho daño en lugar de justicia, no he blasfemado a mi dios, no he empobrecido a un pobre, no he hecho sufrir, no he hecho llorar, no he matado, no he falseado el peso de la balanza… soy puro, puro, puro, no me sucederá daño alguno en este país, en esta sala de audiencia de la doble justicia, porque conozco el nombre de los dioses”.

Recitación del Libro de los Muertos

 

Luxor es una ciudad egipcia situada a 700 km al sur de El Cairo y una de las paradas obligatorias en tu ruta por el país del Nilo. Luxor es la población egipcia edificada sobre las ruinas de una de las ciudades más importantes del antiguo Egipto: Tebas, en egipcio Uaset, la del cetro, una de las insignias reales.

En Luxor todo visitante quedará sorprendido por la grandiosidad de sus numerosos templos y tumbas. A pesar de que el origen de la ciudad de Tebas se remonta a época prehistórica, su desarrollo administrativo comienza en el Reino Medio y será en el Reino Nuevo cuando alcance su época de mayor esplendor. En este momento Tebas se convierte en la capital y es el centro político y religioso más importante del país.

Detalle de la tumba de Ramose

Por eso, Luxor ofrece muchos monumentos que visitar y en esta entrada os propusimos un recorrido por la ciudad en 3 días. En este post os contamos cuáles son las tumbas que no debes perderte si visitas Luxor.

 

LAS TUMBAS EGIPCIAS

Antes de empezar, dejadnos que os hablemos sobre las tumbas egipcias. Todas las civilizaciones encararon el problema de la muerte de distintas formas y los egipcios no fueron una excepción. Los egipcios creían en la vida en el Más Allá, en el Duat, que se localizaba en el oeste y el difunto, al igual que el sol, debía recorrer las horas de la noche sorteando numerosas dificultades para poder renacer en el Más Allá. Para asegurar la eternidad de los muertos, estos debían enterrarse en tumbas que conservaban el cuerpo y que eran al mismo tiempo el lugar donde se practicaban las ceremonias y los ritos funerarios.

La mayoría de las tumbas de Luxor están en esta orilla occidental del río (West Bank) y la mayoría de ellas son de la época del Reino Nuevo. En Luxor puedes visitar tumbas reales y tumbas privadas y te recomendamos que visites ambas, ya que existen algunas diferencias entre ellas y, sinceramente, todas son impresionantes. A grandes rasgos, podemos contarte que las tumbas reales tienen dos construcciones claramente diferencias: la tumba en sí donde se enterraban los reyes y que son las que se pueden visitar en el Valle de los Reyes; y los llamados “templos de millones de años” que es donde se les rendía culto después de muerto y donde se dejaban las ofrendas.

Por el contrario, las tumbas privadas, y debido a que el nivel adquisitivo era menor con respecto al rey, cuentan con una sola construcción. En ellas encontramos tanto su lugar de enterramiento (cámara de enterramiento) como su lugar de culto (capilla funeraria). Además el programa iconográfico cambia. Las tumbas reales no estaban pensadas para ser visitadas y, en general, el contenido de sus programas iconográficos es religioso o simbólico. Por el contrario, las tumbas de los nobles estaban pensadas para ser visitadas y se decoraban para perpetuar la memoria del difunto y recordar sus logros, así como escenas ideales del momento o acciones y comportamientos que les permitían el acceso al Más Allá.

 

TUMBAS DEL VALLE DE LOS REYES

El Valle de los Reyes es el lugar donde se enterraron la mayoría de los reyes del Reino Nuevo. La entrada cuesta 160 libras egipcias e incluye la visita a tres tumbas que puedes elegir, a excepción de las tumbas que tienen entrada individual: la tumba Tutankhamon (200 libras egipcias) y la tumba Seti I (1.000 libras egipcias).

El Valle de los Reyes es un lugar apartado y tranquilo que está coronado por la montaña tebana. En árabe se la conoce como El-Qurna, que quiere decir “el cuerno” y que, de alguna manera, forma una pirámide natural. Todas las tumbas del Valle de los Reyes están numeradas según el orden en el que fueron descubiertas. Los egiptólogos las conocemos por su número y una abreviatura que se pone delante, las letras KV, que son las siglas de “King Valley”. Todas las tumbas del Valle de los Reyes son diferentes. Aquí te proponemos la visita de tres tumbas donde se puede apreciar el cambio de estructura de las mismas desde principios del Reino Nuevo (Dinastía XVIII) hasta finales del mismo (Dinastía XX).

Valle de los Reyes

La tumba de Tutmosis III (KV 34)

Fue una de las primeras tumbas en excavarse en el Valle de los Reyes y está en lo alto de un despeñadero. Para acceder a ella debes subir por unas empinadas escaleras y luego accedes a la tumba propiamente dicha donde debes descender por el pasillo, que en un momento dado gira 90º y desciendes hasta la última sala: la sala del sarcófago. Esta tumba es muy interesante por la decoración de sus muros: aquí nos encontramos la versión más antigua del Libro del Amduat. En él se narra el recorrido del dios solar Ra por la Duat o inframundo durante las 12 horas de la noche, venciendo los peligros y renaciendo al amanecer.

La tumba de Horemheb (KV 57)

Es algo diferente a las tumbas reales de los monarcas anteriores. La decoración está inacabada a pesar de que Horemheb gobernó más de veinte años. La tumba tiene bajorrelieves, en vez de pinturas, en sus paredes y en ellas se representan pasajes del Libro de las Puertas que aparecen por primera vez en la historia. El Libro de las Puertas es otro texto sagrado egipcio, que aparece en el Reino Nuevo y que narra el viaje del difunto por la Duat o inframundo. En esta ocasión el difunto ha de pasar por una serie de puertas en las diferentes etapas del viaje.

La tumba de Ramsés VI (KV 9)

Es un sepulcro usado por dos reyes: Ramsés V y Ramsés VI, reyes de finales del Reino Nuevo. Durante este periodo las tumbas no tienen cámaras anexas y son un eje recto que lleva a la cámara del sepulcro. La decoración de esta tumba es una de las más impresionantes del Valle de los Reyes y las pinturas y frescos se encuentran en muy buen estado.

La tumba de Tutankhamon (KV 62)

Naturalmente, puedes visitar alguna de las tumbas que tienen entrada extra, como por ejemplo, la tumba de Tutankhamon. Esta tumba es célebre por su descubrimiento y la leyenda de la maldición de Tutankhamon que gira a su alrededor. En 1922 Howard Carter descubrió una tumba, relativamente intacta que pertenecía a Tutankhamon, un rey de la Dinastía XVIII que es conocido por casi todo el mundo por su tumba y sus tesoros. Sin embargo, nos gustaría decirte de antemano que la tumba de Tutankhamon no es la más impresionante y nos gustaría recordarte que la mayoría de objetos encontrados en su tumba los puedes ver en el Museo Egipcio de El Cairo. Así que, dejamos a tu elección la visita a esta tumba que tiene una entrada extra.

 

TUMBAS PRIVADAS: EL VALLE DE LOS NOBLES Y DEIR EL-MEDINA

El Valle de los Nobles es toda la zona que se extiende desde el Valle de los Reyes hasta el Valle de las Reinas. Aquí se enterraron las personas cercanas al entorno del rey. Existen tumbas de diferentes períodos aunque la mayoría datan del Reino Nuevo. En total hay más 400 tumbas de las que solo algunas están abiertas al público. La nomenclatura utilizada en la mayoría de los casos es TT (theban tomb). El Valle de los Nobles comprende seis necrópolis: Dra Abu el-Naga, el-Khokha, el-Assasif, el-Tarif, Qurnet Murai y Sheikh Abd el-Qurna. Además, incluimos en este post las tumbas del cercano poblado de trabajadores del Valle de los Reyes: Deir el-Medina.

globo-luxor

Vista aérea del Valle de los Nobles

Los tickets se sacan en la oficina que está localizada cerca del hotel Nourth El Gourna. Los tickets se venden por grupos de tumbas y las visitas son perfectas para combinarlas con algunas de las visitas a los templos funerarios de la zona ya que, si el calor aprieta, podrás refugiarte porque dentro de las tumbas se está fresquito. Debes recordar que las entradas son solo válidas para el día en que las compras, por lo que planifica bien tu visita. Los precios oscilan entre las 40 y 80 libras egipcias y a continuación te detallamos los grupos de tumbas y las necrópolis donde se encuentran:

NECRÓPOLIS

TUMBAS
El Assasif

Kheruef Ankh Hor y Mentuemhat

El Assasif

Pasaba

Dra Abu el-Naga

Roy, Shuroy y Amenemope

Sheikh Abd el-Qurna

Nakht, Menna y Amenemopet

Sheikh Abd el-Qurna

Rekhmire y Sennefer

Sheikh Abd el-Qurna

Ramose, Userhat y Khaemhat

Sheikh Abd el-Qurna

Khonsu, Userhat y Benia

Deir el-Medina

Sennedjem, Inherkau y el templo de Hathor

Deir el-Medina

Pashedu

 

Tumbas de Sheikh Abd el-Qurna

La necrópolis de Sheikh Abd el-Qurna se sitúa frente al Ramesseum y aquí se encuentran algunas de las tumbas más interesantes para visitar. Normalmente no reciben muchas visitas por lo que es probable que estés solo cuando entres en ellas. Si tuviéramos que elegir entre los diferentes grupos de tumbas que se pueden visitar, sin duda nos quedaríamos con las visitas a las tumbas de Rekhmire y Sennefer y las tumbas de Ramose Userhat y Khaemhat.

Tumba de Rekhmire (TT 100): este visir tiene una de las tumbas más impresionantes. Destaca la decoración de las paredes de su tumba donde se representan los trabajos y actividades del visir, ritos funerarios como la apertura de la boca y representaciones de diferentes oficios, entre otros. Una recomendación: busca la figura femenina representada de espaldas. ¡Toda una rareza en el arte egipcio!

Tumba de Sennefer (TT 96): la tumba de este alcalde de Tebas es de las más bonitas de la necrópolis. Destaca el techo pintado como si parecieran parras de uvas.

Tumba de Ramose (TT 55): fue visir en tiempos de Amenhotep III y Akhenaton y en su tumba, a pesar de estar inacabada, hay escenas donde se muestra la transición entre ambos reinados. Destaca la escena del cortejo fúnebre.

Tumba de Ramose

Tumbas de Userhat (TT 56) y de Khaemhat (TT 57): son quizás menos impresionantes que las tres anteriores, pero aun así son un buen ejemplo de la decoración que se puede encontrar en las tumbas privadas egipcias.

Las tumbas de Deir el-Medina

Deir el-Medina, situado a 1 kilómetro del Valle de las Reinas, es el poblado donde vivieron los trabajadores que realizaron las tumbas reales. En la visita a este poblado no debes perderte la visita a las tumbas de los trabajadores que se enterraron ahí. Te recomendamos visitar las tres tumbas porque son pequeñitas y realmente espectaculares.

Tumba de Inherkau (TT 359): es pequeña y las pinturas se conservan muy bien. Puedes ver escenas de la vida cotidiana del difunto pero destaca la escena en la que un gato (que representa al dios sol Ra) acuchilla a una serpiente (que representa a la malvada serpiente Apofis) bajo un árbol sagrado.

Tumba de Sennedjem (TT 1): se descubrió intacta y la calidad de sus pinturas es impresionante. Destacan las escenas funerarias, como la escena de momificación del cadáver por el dios Anubis.

Tumba de Pashedu (TT 3): resulta también interesante de visitar. Los muros de sus paredes están pintadas sobre fondo amarillo y se representa el viaje del difunto al reino de Osiris. Te recomendamos buscar al personaje representado con pelo canoso, algo no muy usual en el arte egipcio.

Las Tumbas de El-Assasif

La entrada de las tumbas de esta necrópolis se sacan en el templo de Hatshepsut y puedes combinar la visita de estas tumbas con el mencionado templo.

Tumba de Kheruef (TT 192): es una de las tumbas más grandes de este periodo y está inacabada. A pesar de estar un poco deteriorada destaca la calidad de sus relieves donde se representan el primer y tercer jubileo de Amenhotep III. También destacan los relieves donde se representan escenas de baile y música. Te invitamos a detenerte y observar los peinados de las bailarinas. Cada uno es diferente y son una maravilla.

Detalle de la tumba de Kheruef

Tumba de Ankh Hor (TT 414) y tumba de Mentuemhat (TT 34): están incluidas con la entrada de Kheruef y su visita es interesante.

Tumba de Pasaba (TT 279): para visitar la tumba de este dignatario de la Dinastía XXX has de pagar una entrada aparte pero creemos que merece la pena. Su tumba tiene una superestructura de adobe y a través de un pasillo descendente llegas a su tumba, en la que destacan las escenas raras en el arte egipcio, como la de apicultura o viticultura.

 

EL VALLE DE LAS REINAS

El Valle de los Reinas es el lugar donde se enterraron las esposas e hijos de los reyes del Reino Nuevo y se han encontrado más de 60 tumbas. El Valle de las Reinas recibió el nombre egipcio Ta Set Neferu, “el lugar de la belleza” y en árabe es el actual Biban el-Harim. El descubrimiento es bastante reciente: el italiano Ernesto Schiaparelli fue quien lo descubrió en una misión llevada a cabo entre 1901 y 1906.

La entrada cuesta 80 libras egipcias e incluye la visita a las 3 o 4 tumbas que están abiertas al público y que los vigilantes te indicarán. Sin duda, la tumba más impresionante es la tumba de Nefertari, la esposa de Ramsés II, que ha estado cerrada durante muchos años, pero que ahora está abierta. Eso sí, para visitarla hay que pagar una entrada individual que cuesta 1.000 libras egipcias, unos 100 euros. Sí, sí, no es una errata: cuesta unos 100 euros. Desde luego, para nosotras sería un sueño poder visitarla, así que de momento iremos ahorrando para pagar tan cara entrada.

 

Esperamos que esta pequeña guía sobre las mejores tumbas para visitar en Luxor os sirvan de ayuda. Os animamos a que si vais con un guía, que es el caso de mayoría de gente que visita Egipto, si podéis, le pidáis visitar alguna de las tumbas mencionadas. Y sobre todo, queremos daros un consejo: mantened los ojos bien abiertos y no es perdáis ningún detalle en vuestra visita.

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que manter este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí