Los monasterios de Meteora son uno de los lugares más impresionantes que hemos visitado hasta el momento y es una de las paradas que te recomendamos en tu ruta por Grecia. El nombre de Meteora significa literalmente “monasterios suspendidos en el cielo” y es que estos monasterios fueron construidos entre los siglos XIV y XVI en la cumbre de las formaciones rocosas de la zona, de ahí su nombre.

En este post queremos contarte todo lo que necesitas saber para visitar estos impresionantes monasterios.

 

Un poquito de historia

La Titanomaquia es el nombre con el que se conoce en la mitología griega a la guerra que enfrentó a los titanes contra los dioses olímpicos. Los dioses olímpicos ganaron esta contienda gracias a que Zeus lanzó desde el Olimpo unas enormes rocas que encerraron a los titanes. Así, las formaciones de roca de Meteora son los propios titanes petrificados.

Leyendas a parte, es gracias a un científico alemán que conocemos cómo se crearon estas formaciones rocosas tan particulares y características de esta región. Según la teoría más probable, hace 25 millones de años hubo en esta zona una laguna en la que desembocaban tres ríos. Así, una masa de piedras de río, arena y barro fueron conducidas al fondo de esta laguna que ocupaba la zona de la actual Kalambaka. Más tarde, hubo un terremoto que separó el Monte Olimpo y el Monte Ossa y la laguna se vació. El fondo de la laguna, en el que había ese conglomerado de arena, barro y piedras, sufrió el efecto erosivo de algunos terremotos, que hizo que se separaran en colinas y peñascos cavernosos y además toda la zona sufrió la erosión del viento, la lluvia y el hielo, lo que ha dado lugar a las rocas de esta región su aspecto actual.

rocas-meteora

Rocas de Meteora

Se sabe que esta zona estuvo habitada desde la prehistoria y es que se ha encontrado evidencia humana desde el Paleolítico y Neolítico. Ya en tiempos históricos esta zona estuvo básicamente ocupada por pastores de cabras y hay presencia de un templo griego dedicado a Apolo, dios del pastoreo.

En el siglo IX empiezan a llegar los primeros monjes ascetas y se instalan en las pequeñas cuevas que se pueden encontrar en las rocas de Meteora. Estos monjes vivían de forma solitaria y aislada, alimentándose a base de vegetales y reuniéndose solamente de vez en cuando para rezar. Aunque hay presencia de monjes desde el siglo IX, los monasterios de Meteora son algo posteriores.

En 1344 llega a esta región Atanasio Koinotivis, un monje de la región de Athos. Este monje queda asombrado con este lugar y lo encuentra idóneo para formar una comunidad monacal como la existente en Athos. Así es como se construye el monasterio del Gran Meteoro. Durante los siglos XIV y XVI se construyeron en esta zona un total de 24 monasterios.

La construcción de estos monasterios tiene tres finalidades básicas: el aislamiento de la vida terrenal para evitar tentaciones, la protección ante los avances del Imperio Otomano y la cercanía a Dios, pues los monasterios construidos en las cumbres de estas formaciones rocosas parecen elevarlos al cielo.

pinturas-monasterios-meteora

Pinturas de los monasterios de Meteora

Los monasterios fueron un refugio perfecto para los monjes que debían protegerse de los turcos. En aquel momento solo se podía acceder a los monasterios escalando o a través de una escalera que se lanzaba desde lo alto del monasterio. Así, si querían protegerse solo tenían que replegar la escalera.

Con el paso del tiempo, algunos monasterios fueron abandonados y otros se destruyeron en la guerra contra el Imperio Otomano en el siglo XIX. Sin embargo, la mayor destrucción de los monasterios se produjo durante la Segunda Guerra Mundial por los bombardeos por parte de los  nazis y es que parte de la resistencia griega contra la ocupación alemana se refugió en estos monasterios.

Es gracias al monasterio de la Santísima Trinidad que los monasterios de Meteora se volvieron famosos. En 1981 se rodó en el interior de este monasterio una escena de la película de James Bond «For your eyes only»  (John Glen, 1981) y, unos años más tarde, en 1986, National Geographic tomó una fotografía de este monasterio que fue portada. A partir de ese momento, la fama de los monasterios aumentó y es por eso que fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988.

 

Cómo llegar a los monasterios de Meteora

Para visitar los monasterios de Meteora tienes que llegar a la ciudad griega de Kalambaka, que es donde se encuentra la estación de tren y autobús.

En tren

Kalambaka tiene estación de tren por lo que una forma fácil de llegar hasta aquí desde la capital griega es en tren. Como ya te hemos contado en el post sobre consejos para viajar a Grecia, la red ferroviaria griega tiene muchas limitaciones debido a las dificultades del terreno. Sin embargo, existen trenes directos e indirectos de Atenas a Kalamaka, que dura aproximadamente unas 5 horas. Puedes consultar la web TrainOSE, la compañía nacional griega de trenes, para saber los horarios disponibles. Los billetes se pueden comprar online y cuestan entre 15 y 30 euros.

monasterios-meteora

Monasterios de Meteora

En autobús

En Kalamabaka hay una estación de autobuses y puedes llegar hasta aquí desde otras partes del país. KTEL es la compañía de autobuses que gestiona todas estas líneas pero como te contamos en el post sobre consejos para viajar a Grecia, a veces es complicado encontrar las conexiones y horarios en internet, lo que puede provocar algún cambio en tu itinerario.

Hay varios autobuses al día a Kalamabaka desde Atenas y salen desde la Terminal B en Liossion Street. Todos pasan por Trikala como conexión entre ambos lugares y el billete cuesta aproximadamente unos 30 euros.

También hay conexión con autobuses entre Delfos y Kalamanba, aunque este trayecto es más complicado, ya que debe incluir una parada en Lamia y a veces no hay muchas frecuencia. Durante los fines de semana no hay autobuses desde Delfos a Lamia y viceversa.

Existe un autobús desde Kalambaka que te lleva a Corfú, pero debes tener en cuenta que solo hay dos autobuses a la semana.

 

Dónde alojarse para visitar los monasterios de Meteora

Existen dos localidades en las que te puedes alojar si vas a visitar los monasterios de Meteora: Kastrati y Kalambaka, separadas por escasos kilómetros.

Kalambaka es la ciudad más grande y es donde están la estación de autobuses y trenes y donde hay más opciones de alojamiento y restaurantes. Kastrati es una ciudad más pequeña y tranquila, donde también hay oferta para alojarse.

En ambas localidades puedes encontrar ofertas para todos los bolsillos, desde hostales donde compartir habitación por pocos euros hasta hoteles como el Hotel Gran Meteora, perfecto para darse un capricho porque está situado a las afueras de Kalambaka, con unas vistas envidiables y una piscina muy apetecible sobre todo en los meses de verano.

 

Consejos para visitar los monasterios de Meteora

Lleva agua y buen calzado

En algunos monasterios hay puestos que venden souvenirs y refrescos pero siempre es mejor llevar tu propia botella de agua y evitar el uso de plásticos de un solo uso. Además, es conveniente que vayas con buen calzado, sobre todo si vas a hacer las rutas de trekking.

Código de vestimenta

En los monasterios hay un código de vestimenta bastante estricto: los hombres no pueden llevar camisetas de tirantes ni pantalones por encima de la rodilla y las mujeres deben llevar pantalones o falda por debajo de la rodilla y no llevar camisetas de tirantes. Por eso, es conveniente que vayas vestido de forma apropiada o que lleves un pañuelo para cubrirte. En algunos monasterios te darán una falda si consideran que lo que llevas no es adecuado pero en otros pueden hacerte pagar por esa falda.

Visita los monasterios que más interesantes te resulten

Para acceder a los monasterios muchas veces hay que subir escaleras o el acceso es complicado. Cada monasterio cuesta 3 euros así como máximo te gastaras 18 euros pero creemos que no es necesario visitar todos. Lo más impresionante es el entorno aunque es cierto que es interesante que visites algunos de ellos.

paisaje-meteora

Paisaje de Meteora

 

Cómo visitar los monasterios de Meteora

Existen varias formas de visitar los monasterios y aquí nos gustaría contarte cuales son todas ellas, además de recomendarte la que nos parece la mejor.

En coche

En Kalambaka se pueden alquilar coches, motocicletas, quads y bicicletas. Es, sin duda, la forma más cómoda. Todos los monasterios están comunicados por carretera, bien señalizados, así que es muy fácil ver todos los puntos de interés en poco tiempo.

A pie

El circuito circular que permite ver todos los monasterios principales tiene unos 10 kilómetros de recorrido. Tiene continuas y pronunciadas subidas y bajadas a las que, además, hay que sumar los numerosos peldaños de las escaleras que dan acceso a los monasterios. Si vas en verano, debes sumar a todo esto las altas temperaturas.

En autobús

Hay autobuses que salen del centro de Kalambaka y Kastrati a los monasterios. El autobús sale de Kalambaka a las 9.00, 12.00 y las 15.00 y va primero al monasterio Gran Meteora. El trayecto cuesta 1,8 euros la ida y 3,3 euros ida y vuelta. Aunque es económico, tiene el inconveniente de estar pendiente de los horarios, por lo que no te permite ver todos los templos en un día.

Contratar una excursión

También puedes optar por contratar alguno de los tours que se ofrecen en las diferentes agencias de la ciudad y que por unos 25 euros te llevan a visitar los monasterios. Nosotras hicimos una tarde un tour con la agencia Meteora Thrones para ver el atardecer y fue todo un acierto. El guía nos contó mucha información de esta zona, aprendimos mucho, fue relajado, sin las prisas que caracterizan a veces a los tours y el broche final fue una estupenda puesta de sol desde uno de los miradores.

atardecer-meteora

Atardecer en Meteora

Entonces, ¿cuál es la mejor forma?

Te recomendamos que para visitar los monasterios subas en el primer autobús hasta el Gran Meteoro. De ahí, puedes continuar la visita a pie, siguiendo la carretera y disfrutando de unas vistas impresionantes. Podrás parar en los monasterios que quieras visitar por dentro y en los diferentes miradores que hay a lo largo de la carretera.

La bajada a Kalamabaka se puede hacer caminando. Para ello, puedes tomar el camino que sale de la carretera hacia el monasterio de la Santísima Trinidad, ya que en un punto de la bajada hay una desviación para llegar al pueblo de Kalambaka.

 

Los monasterios de Meteora

De los 24 monasterios que existieron, en la actualidad solo sobreviven 8 monasterios. Dos de ellos están abandonados y hay 6 que se pueden visitar: dos son femeninos y 4 masculinos. La presencia de monjas en estos monasterios es relativamente reciente. En 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, el monasterio de Varlaam sufrió un gran incendio. Como la mayoría de los hombres estaban en la guerra, fueron las mujeres de Kalambaka las que ayudaron a los monjes a apagar este incendio. Gracias a esta ayuda, los monjes quisieron honrar a estas mujeres y se les permitió a las monjas habitar dos monasterios que se habían ido abandonado progresivamente: el monasterio de San Esteban y el monasterio de Rousseau.

Si quieres visitar el interior de los monasterios, debes tener en cuenta los horarios de visita, ya que suelen cerrar temprano y dependiendo del día de la semana, puedes encontrar alguno cerrado. Lo mejor es visitar los monasterios en fin de semana, ya que estos días están todos abiertos.

Megalo Meteoro o el Gran Meteoro

Es el monasterio más antiguo, el que está más alto situado (613 metros) y el más grande. Fue fundado en 1344 por Atanasio Koinotivis, un monje que llegó a esta zona y quedó fascinado por las formanciones rocosas. Como ya existían monjes viviendo en las cuevas que vivían aislados, les convenció para establecer ahí un monasterio y llevar una vida monacal como la que llevaba en Athos.

Es el monasterio de la Transfiguración de Cristo pero se conoce como el Gran Meteoro no solo por su tamaño sino por su importancia espiritual. Se asciende por 146 escalones y es uno de los monasterios que es recomendable visitar por los dentro.

El Gran Meteoro abre de 9:00 a 15:00 y está cerrado los martes.

gran-meteoro

Monasterio Gran Meteoro

Agios Nikolaos Anapafsas

Es el más pequeño de los monasterios y está situado en una pequeña colina a 85 metros de altura, a unos 2 kilómetros de Kastrati. Fue construido a finales del siglo XV. En 1527 la hagiografía del monasterio se completó gracias al trabajo de Theofanis el cretense, uno de los hagiógrafos más importantes del monte Athos y así este monasterio tiene uno de los murales más importantes de todos los monasterios.

El Monasterio de Nikolaos Anapafsas abre de 09:00 a 16:00 y cierra los viernes.

Varlaam

El monasterio de Varlaam es el segundo monasterio más antiguo de Meteora. Fue construido en 1359 por un monje asceta llamado Varlaam, de ahí el nombre del monasterio. Este monje escaló a la roca y construyó tres iglesias, una celda y un tanque de agua y vivió solo hasta su muerte. El monasterio estuvo abandonado y en ruinas 200 años hasta 1517, cuando dos monjes adinerados, Theophanes y Nektarios Apsades de Ioanina, ascendieron a la roca y fundaron el monasterio. Según cuenta una leyenda, tuvieron que echar al monstruo que habitaba en una cueva. Estos hermanos renovaron la iglesia, erigieron una torre y construyeron un katholikon, dedicado a todos los Santos.

Hoy viven 7 monjes y se accede a través de una plataforma. En el museo se pueden ver reliquias y tesoros eclesiásticos así como más de 300 manuscritos copiados por monjes.

El monasterio de Varlaam abre en verano de 09:00 a 16:00 y en invierno de 09:00 a 15:00 y está cerrado los viernes.

monasterio-varlaam

Monasterio Varlaam

Agia Varvara Roussanou

Este monasterio está dedicado a Santa Bárbara y es uno de los dos monasterios femeninos de Meteora. Se fundó en 1529 por dos hermanos de Ioannina: Ioseph y Maximos pero un siglo más tarde, empezó su declive y fue “dirigido” por el monasterio de Varlaam. En 1940, el monasterio que ya estaba en decadencia y sufrió innumerables daños durante la segunda guerra mundial. Desde 1988 lo ocupa una pequeña comunidad de 13 monjas.

El monasterio de Varvara Roussanou abre en verano de 10:00 a 16:00 y el invierno de 09:00 a 14:00 y está cerrado los miércoles.

Agia Trias o el Monasterio de la Santísima Trinidad

El monasterio de la Santísima Trinidad está situado sobre la cima de una cumbre a 400 metros de altura. Desde el siglo XIV hubo algunos monjes que vivieron aquí pero el monasterio actual se construyó entre 1458 y 1476. En la Segunda Guerra Mundial sufrió muchos daños. Es quizá el monasterio más conocido de Meteora, ya que aquí se rodó una escena de una película de James Bond «For your eyes only» (John Glen, 1981) y National Geographic publicó una portada con una imagen de este monasterio que realmente parece suspendido en el aire.

El monasterio de la Santísima Trinidad abre de 9:00 a 17:00 y cierra los jueves.

monasterio-santisima-trinidad

Monasterio de Santísima Trinidad

Agios Stefanos

Es el único monasterio visible desde Kalambaka. Se fundó en el año 1400 y, al igual que otros monasterios, sufrió innumerables daños durante la Segunda Guerra Mundial y fue parcialmente abandonado hasta que en 1961 se convirtió en un monasterio de monjas. Es el menos espectacular a la hora de visitar pero es el monasterio que permanece abierto hasta más tarde.

El monasterio Stefanos abre de 09:30 a 13:30 y de 15:30 a 17:30 y está cerrado los lunes.

monasterio-stefanos

Monasterio de Stefanos

Esperamos que este post te haya servido para planear y organizar tu visita a los monasterios de Meteora, uno de los lugares más impresionantes que hemos visitado en Grecia.

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí