Teníamos ganas de hacer un road trip por las Tierras Altas de Escocia, así que en abril de 2019 decidimos hacer una escapada para conocer esta zona. Es un viaje que recomendamos ya que nosotras hemos vuelto encantadas después de ver paisajes increíbles para todos los gustos: valles glaciares, acantilados, prados verdes con ovejas, playas desiertas, cataratas, lagos, ciudades y pueblos preciosos… Cada curva en la carretera es una auténtica sorpresa. Por eso, en este post te vamos a contar la ruta en coche que nosotras elegimos para pasar cinco días por Escocia. Huelga decir que gracias al blog de Más Edimburgo hemos podido recopilar los mejores lugares que encontrar en esta ruta.

Antes de contarte nuestro recorrido por las Tierras Altas, nos gustaría hacerte una pequeña recomendación personal. Si estás pensando viajar a Escocia y conocer esta zona debes tener en cuenta que es casi “necesario” alquilar un coche. Aunque es posible acceder a algunos de los sitios en transporte público, creemos que es un destino para ir en coche ya que algunos lugares son solo accesibles en vehículo propio y además de te da la libertad de pararte siempre que quieres admirar los bellos paisajes escoceses. Por eso, nos gustaría hacerte algunas recomendaciones previas si vas a conducir por Escocia:

  • “¿Sabré conducir por la izquierda?”. Está será la primera pregunta que te harás si quieres hacer un road trip por Escocia. Cuando empieces a conducir te pasarás los primeros 30 minutos un poco despistado porque no estás acostumbrado, pero luego todo empieza a tener sentido. Lo más difícil es conducir por las ciudades, ya que por las carreteras es muy sencillo. La mayor dificultad que encontramos fueron las marchas, ya que todo en el coche está en espejo, menos las marchas: la primera marcha está más alejada del conductor y la quinta más pegada.
  • Las carreteras, aunque sean principales, no tienen arcenes. No es por falta de espacio, ya que tierra y campo hay para aburrir.
  • Los escoceses conducen muy bien y son muy respetuosos al volante, pero para nuestro gusto conducen bastante rápido para la calidad de las carreteras.
  • Cuando te sales de la carretera principal, te encontrarás con carreteras estrechas y con los famosos passing places. Éstos están en carreteras de un solo carril para las dos direcciones. Funcionan de la siguiente manera: si tienes el passing place a tu izquierda, serás tú quien te tienes que meter y dejar paso al coche que viene delante. No tienen ninguna dificultad, salvo algún turista que no logra entender el funcionamiento y puede llegar a crear un poco de congestión.

En el mapa de Reino Unido, en el desplegable de ruta por Escocia, encontrarás todos los sitios que mencionamos en este post.

 

EDIMBURGO

Edimburgo será seguramente tu puerta de entrada a Escocia. Nosotras decidimos pasar dos noches en Edimburgo, pero hicimos la visita partida: el día de llegada y el último día antes de irnos. La ciudad ha superado altamente nuestras expectativas. Sabíamos que tenía un encanto especial, pero no nos esperábamos una ciudad tan bonita. Edimburgo tiene ese aire británico tan característico: las casas individuales con sus jardines delanteros, los pubs repletos de gente trajeada, etc. No te debes perder en tu visita la icónica Royal Mile, sus famosos callejones, el misterioso cementerio Greyfriars, el Castillo, la colorida Victoria Street y la ciudad nueva, entre otras muchas cosas. En este post te contamos qué ver en la ciudad.

El tiempo es algo que no se puede contratar en un viaje y Edimburgo puede ser una ciudad lluviosa y gris. Pero si tienes la suerte de que te luzca el sol los dos días que estás en la ciudad, como nos pasó a nosotras, verás la ciudad con ojos completamente distintos y seguro que la disfrutarás mucho más.

Edimburgo

 

CALLENDER – VALLE DE GLENCOE – FORT WILLIAMS

En nuestro primer día en ruta por las Tierras Altas fuimos desde Edimburgo hasta Fort Williams. La primera parada que hicimos fue el Castillo de Doune. Como curiosidad, éste fue el castillo donde rodaron la mítica película de “Los caballeros de la mesa cuadrada” de los Monty Python y escenas del interior y del exterior de Winterfell en el piloto de la primera temporada de la serie de Game of Thrones.

El pequeño pueblo de Callender puede ser tu siguiente parada. Aquí encontrarás unas cascadas: Bracklinn Falls Bridge. Puedes optar por ver las cascadas a solo 10 minutos del parking o hacer una pequeña caminata de hora y media. Si te hace buen tiempo como a nosotras, la caminata es una buena opción para disfrutar un poco de naturaleza.

La siguiente parada antes de entrar al Valle de Glencoe fue el pueblo de Killin. Es una parada muy corta para ver las Falls of Dochart: un tramo del río Dochart donde el cauce pasa por unas rocas y el resultado es una estampa muy bonito. ¡No dudes en bajar a las rocas y aventurarte por ellas!

Desde Killin hasta Forth William atravesarás el increíble Valle de Glencoe. Es un valle glaciar espectacular, considerado uno de los lugares más espectaculares y hermosos de Escocia. Te aconsejamos que conduzcas disfrutando del paisaje y que te pares cuando veas señales de parking porque serán buenos lugares para pararte a observar el valle. Para los fans de Game of Thrones, la famosa Boda Roja está inspirada en uno de los episodios más ruines de la historía de Escocia: la masacre de Glencoe. Éste es el nombre que se le dio a la persecución y asesinato del Clan MacDonald en 1692. En total murieron 38 miembros del clan a manos de aquellos a quienes habían invitado a su territorio como gesto de buena voluntad.

La última parada es Forth Williams: un pueblo que no tiene mucho que ofrecer, pero que cuenta con bastante oferta hotelera, por lo que es un buen lugar para pasar la primera noche.

Paisajes de las Tierras Altas

 

ISLA DE SKYE

Nosotras dedicamos a la isla de Skye dos días completos y creemos que merece la pena. Desde Forth Williams paramos a ver el castillo de Eilean Donan, una fortaleza situada sobre la pequeña isla. El enclave del castillo es espectacular, y fue en su día una poderosa fortaleza muy difícil de tomar. Nosotras no lo visitamos por dentro, ya que el día estaba despejado y preferimos aprovecharlo para hacer cosas de exterior.

A la isla de Skye entramos por carretera. También puedes optar en ir por ferry, pero cuesta unas 15 libras, y la carretera es gratuita, así que nos decantamos por hacer la entrada y la salida por esta ruta. La isla de Skye, ya desde su entrada, nos fascinó. Tiene unos paisajes espectaculares y, sobre todo, cambiantes. Verás desde grandes prados verdes con multitud de ovejas, cataratas imposibles en acantilados, montículos verdes sacados de un bosque de hadas, etc. Al igual que te hemos recomendado anteriormente, haz caso ate instinto y párate donde creas. Nosotras llevábamos marcados varios puntos de miradores en el mapa, pero al final nos paramos dónde veíamos sitios remotos con vistas alucinantes.

Isla de Skye

 

LAGO NESS

En una ruta por Escocia no puede faltar el Lago Ness. Este lago es famoso por la leyenda de monstruo Nessi. Pensábamos que iba a ser un lugar muy turístico y que no tendría mucho encanto, pero el lago nos recibió con una niebla, que le dio al paisaje un toque místico, difícil de olvidar. Nosotras vimos el lago desde Fort Augustus, ya que la duración del viaje no nos permitió llegar hasta Inverness. En vez de alojarnos en este pueblo, nos fuimos al cercano pueblo de Foyers y, ¡menudo acierto! Los 30 minutos de carretera que unen Fort Augustus y Foyers fueron una auténtica sorpresa, ya que atravesamos una carretera solitaria dónde hay unos pequeños lagos glaciares, que son preciosos.

Lago Ness

 

Esperamos que te haya gustado nuestra ruta y que te animes a visitar las Tierras Altas de Escocia.

 

 

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí