Edimburgo es es la capital de Escocia desde 1437 y sede del gobierno escocés. Es la segunda ciudad más visitada de Reino Unido, después de Londres, con aproximadamente 13 millones de turistas al año y por eso queremos contarte en este post qué ver en Edimburgo.

Edificios de Edimburgo

 

UN POCO DE HISTORIA

Enigmática e histórica, la capital escocesa está dividida en dos grandes partes: la ciudad vieja y la ciudad nueva, ambas Patrimonio de la Humanidad desde 1995.

La ciudad vieja es el nombre que se le ha dado al casco histórico de Edimburgo y en ella se pueden ver la mayoría de lugares emblemáticos de la ciudad. Aunque esta zona de la ciudad pueda resultar actualmente elegante y espaciosa, en el siglo XVI la ciudad estaba tan sucia y abarrotada que las personas que vivían aquí casi se ahogaban con la mugre y el olor. La peste, el tifus o el cólera formaban parte del día a día de una población que lanzaba por la ventana basura y excrementos al grito de “Gardy Loo!” (¡Agua va!). 

Durante la época victoriana, a este área de la ciudad se la apodó “Auld Reekie”, o “vieja chimenea”. En una época en la que sólo se utilizaban el carbón y la madera como combustible, las miles de chimeneas de Edimburgo expulsaban continuamente un denso humo que ennegrecía la ciudad. Aunque actualmente el uso de las chimeneas no está permitido, la imagen de las casas con decenas de ellas es algo que no pasa desapercibido.

Chimeneas de Edimburgo

En el siglo XVIII, Edimburgo estaba a punto de estallar y ya no podía hacer frente a su creciente población. El escritor británico Daniel Defoe, autor de «Robinson Crusoe», escribió: “No existe otro lugar en el mundo en el que la gente esté tan apretada como en Edimburgo”. Es por ello, que la ciudad se vio en la necesidad de ser ampliada.

En 1766 se convocó un concurso para diseñar la ciudad nueva. James Craig, un arquitecto de 22 años, ganó el concurso y diseñó esta parte de la ciudad con trazado hipodámico, es decir, calles en ángulo recto, creando manzanas rectangulares. Con el auge de la ciudad nueva, la capital escocesa comenzó a ser una ciudad atractiva para los pensadores de la época.

Como curiosidad debes saber que la ciudad nueva es más antigua que la ciudad vieja y esto se debe a que un incendio quemó esta última parte de la ciudad por lo que la ciudad vieja actual está restaurada.

 

LUGARES DE INTERÉS

Castillo de Edimburgo

Situado en la colina de Castle Hill, el castillo de Edimburgo es el monumento más importante y más visitado de la ciudad. También es uno de los monumentos más caros: cuesta 19,50 £, aunque si compras la entrada online cuesta 17,50 £.

El castillo es una antigua fortaleza erigida sobre una roca de origen volcánico ubicada en el centro de la ciudad. En el interior se presentan varias exposiciones y museos, entre los cuales destacan: los Honores de Escocia, donde se encuentran las joyas de La Corona escocesa; la Capilla de Santa Margarita, una pequeña capilla que es también el edificio más antiguo de Edimburgo; la Piedra de Scone o “Piedra del Destino”, sobre la que se coronaban a los reyes escoceses; el Mons Meg, un cañón del siglo XV; y el cañón de la una en punto, que se dispara todos los días a esa hora.

Vistas del Castillo

Royal Mile

La Royal Mile comprende cinco tramos de calles, que antiguamente eran calles independientes: Castlehill, Lawnmarket, High Street, Canongate y Abbey Strand. Es la calle que va desde el Castillo de Edimburgo hasta el Palacio de Holyrood. Como curiosidad, su longitud de 1.814,2 metros da origen a una medida un tanto desconocida, la milla escocesa.

A lo largo de esta calle podemos encontrar la mayoría de edificios históricos de la ciudad de Edimburgo, como la catedral de St. Giles, el Museo de Edimburgo o el Parlamento Escocés, entre otros.

Actualmente es una calle en su mayor parte peatonal, muy concurrida y llena de pubs, restaurantes y tiendas de souvenirs.

Edificios de la Royal Mile

Catedral de St. Giles

Está considerada como la iglesia madre del presbiterianismo​ y de la Iglesia de Escocia. Aunque es conocida como la Catedral de Edimburgo, en realidad es una iglesia ya que no ostenta tal título. En el presbitermanismo se rigen por asambleas representativas, por lo que carecen de la figura de obispo. Al no tener la figura de obispo, no pueden obtener el título de catedral, aunque tuvo ese título en el pasado.

La iglesia actual data de finales del siglo XIV, siendo posteriormente restaurada en el siglo XIX. Su elemento más característico es su cúpula en forma de corona real.

Catedral de St. Giles

Callejones o closes

A lo largo de la Royal Mile, emanan multitud de closes. Los closes son callejones estrechos que conducen a patios, jardines o calles sin salida. Por lo general, llevan el nombre de un ocupante memorable de uno de los apartamentos a los que se llega por la entrada común, o un comercio realizado por uno o más residentes.

Es muy recomendable adentrarse en los más destacables, ya que encontrarás rincones inesperados. Te recomendamos los siguientes callejones: Tweeddale Court, Dunbar’s Close, Lady Stair’s Close, James Court, White Horse Close o Riddle’s Close.

Closes de la Royal Mile

Grassmarket y Victoria Street

La plaza de Grassmarket está llena de restaurantes, pubs y de vida, así que es un lugar muy agradable para darte un paseo, reponer fuerzas o tomarte una cerveza.

A escasos metros se encuentra la colorida Victoria Street. Esta calle tiene dos niveles. El nivel superior tiene terrazas y edificios más altos y desemboca en la Royal Mile. El nivel inferior, el más famoso, es una calle en curva, donde las fachadas de los edificios están pintadas de diferentes colores. Estos locales albergan restaurantes y tiendas variadas.

Te recomendamos que pruebes los míticos bocadillos de cerdo en el Oink. Ten en cuenta que sólo cocinan un cerdo al día, así que no vayas muy tarde porque se puede acabar. Si ves que hay mucha cola, también puedes probarlos en su otro local, mucho más tranquilo y con menos turistas.

Victoria Street y sus comercios

Parque Meadows

Si tu visita coincide con un día soleado y ligeramente caluroso, seguro que este parque está lleno de vida. Además puedes adentrarte hacia el sur de la ciudad y dar un paseo por el barrio de Mayfield y The Grance, donde encontrarás calles residenciales con rincones con encanto, como la calle de Glenisla Gardens.

Parque Meadows

Cementerio Greyfriars

Situado en el centro de la ciudad, este cementerio está ubicado en un bonito jardín junto a la iglesia de Greyfriars.

En este cementerio se encuentra enterrado en famoso perro Bobby, un perro que tras la muerte de su dueño permaneció junto a su tumba durante 14 años, hasta que le llegó su propia muerte.

Para los amantes de Harry Potter, J.K.Rowling venía a pasear por este cementerio a menudo y le sirvió de inspiración. Aquí se puede encontrar la tumba de McGonagall (nombre que inspiró al personaje de la profesora Minerva McGonagall) y la tumba de Thomas Riddell (nombre que inspiró al personaje de Voldemort). También desde el cementero se ve el George Heriot’s School, uno de los colegios más exclusivos de Reino Unido. Este colegio se dividen en cuatro “casas”: Lauriston, Greyfriars, Raeburn y Castle. Se creía que estos nombres fueron inspiración para nombrar las “casas” de Harry Potter, pero J.K.Rowling desmintió esta información.

Muy cerca del cementerio, podéis encontrar la emblemática cafetería The Elephant House, donde J.K.Rowling escribió parte del libro de Harry Potter durante varias tardes en una mesa del fondo de la cafetería, junto a la ventana.

Harry Potter presente en Edimburgo

Ciudad Nueva o New Town

La ciudad nueva de Edimburgo ahora incluye los principales distritos comerciales de la ciudad y algunos de los mejores hoteles de Edimburgo. La calle principal de esta parte de la ciudad es Princes Street, que es actualmente una calle de tiendas, desde la cual tendréis unas bonitas vistas del castillo de Edimburgo al atardecer.

Los edificios de la ciudad nueva se consideran como algunos de los mejores ejemplos de arquitectura georgiana en cualquier parte del mundo. Os recomendamos tomar una cerveza en el Standing Order: un pub ubicado en una sucursal del antiguo banco de Escocia.

Vistas desde Princes Street

Dean Village y el barrio de Stockbridge

A pocos minutos del centro, se encuentra Dean Village, un antiguo pueblo molinero situado a orillas del río Leith. Actualmente, es una zona muy apacible, rehabilitada y es una de las zonas residenciales más deseadas de la ciudad.

En barrio colindante de Stockbridge es un barrio bohemio, donde poder perderte por sus callejuelas, descubrir tiendas y cafeterías locales, galerías de arte y edificaciones preciosas. Si tu visita coincide en domingo, puedes visitar el mercado de Stockbridge, donde encontrarás artesanía y alimentos.

Barrio de Stockbridge

Edimburgo desde las alturas

Nosotras no tuvimos tiempo, pero en Edimburgo hay varias colinas desde donde poder tener unas vistas panorámicas de la ciudad. Así que si dispones de tiempo sube a Calton Hill, Blackford Hill o a Arthur’s Seat.

 

Esperemos que este post te ayude para sacar el máximo partido a la ciudad, ya que estamos seguras que te sorprenderá. Además, puedes aprovechar tu visita a esta zona del país para hacer una ruta por Escocia.

 

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí