Situada en el norte de Italia, a 140 kilómetros de Milán, Turín era una ciudad a la que teníamos muchas ganas de ir porque aquí se encuentra una de las mejores colecciones egipcias del mundo y, como os podéis imaginar, Sara estaba deseando visitarla. Pero además, Turín posee otros museos muy interesantes, así como un centro histórico muy interesante. En este post te contamos qué puedes hacer en Turín en dos días.

calles-turin

Calles de Turín

Si vas a pasar unos días en Turín, te recomendamos que compres la tarjeta Torino + Piemonte Card. Es una tarjeta turística que vale para 2, 3 o 5 días y que cuesta 36, 43 y 51 euros, correspondientemente. Con esta tarjeta tienes entrada gratis a algunas de las atracciones turísticas de la ciudad, como el Palacio Real, el Museo Egipcio o el Museo del Cine, y además tienes descuento en el transporte público de la ciudad.

 

DÍA 1. MUSEO EGIPCIO; CENTRO HISTÓRICO Y MUSEO DEL AUTOMÓVIL

Puedes empezar tu visita por el Museo Egipcio de Turín, una de las mejores colecciones egipcias europeas y el principal motivo de nuestra visita a la ciudad. El museo está situado en el Palazzo dell’Accademia delle Scienze y abre de martes a domingo de 09:00 a 18:30 y los viernes de 09:00 a 14:00. La entrada cuesta 13 euros e incluye audioguía, aunque si te has sacado la tarjeta Torino + Piemonte Card está incluida. Para la visita calcula unas dos horas.

El Museo Egipcio de Turín es la segunda colección egipcia más importante del mundo, después del Museo Egipcio de El Cairo. Está situado en un edificio de 4 plantas, con 10.000 m² de superficie total. Alberga 3.300 objetos expuestos y otros 26.000 se conservan en almacenes. El museo está dividido en cuatro plantas, cada una de ellas dedicada a una época de la cultura egipcia y se empieza por la planta subterránea. En este museo puedes ver algunos de los objetos más importantes de la historia egipcia e incluso, alguno de ellos único en el mundo.

Cabe destacar el tejido de Gebelein, una tela pintada del Predinástico; el famoso Papiro Real Turín, un papiro de época de Ramsés II donde aparece una lista de los reyes que gobernaron antes que él, escrito en hierático y que es un documento de gran valor histórico; muchos objetos de la tumba de Kha y Merit de Deir el-Medina, entre ellos sus hermosos sarcófagos; alguno de los ostraca más bonitos como el de la famosa bailarina y también puedes ver una pieza única en la historia egipcia y que hasta hace poco no estuvo expuesta: el Papiro Erótico de Turín. ¡Así que no te lo pierdas!

ostrca-bailarina-museo-egipcio-turin

Ostracon de la bailarina del Museo Egipcio de Turín

Después de visitar el Museo Egipcio puedes acercarte al mercado de Porta Palazzo, que está abierto todos los días de 07:00 a 14:00 y los viernes hasta las 19:00. Ten en cuenta que los domingos está cerrado. Este mercado de comida está dividido por zonas, con puestos de verduras, frutas, comida, ropa, flores… No pudimos evitar comprar algo de embutido y queso italiano que tenían una pinta deliciosa. Si tu visita coincide en sábado, en esta misma plaza se celebra el Mercato delle Pulci di Porta Palazzo, más conocido como el Balon, el mercado de antigüedades de Turín.

mercado-balon-turin

Puestos del mercado

Tras callejear por los mercados, te recomendamos que vayas caminando en dirección a la Puerta Palatina, la puerta de acceso de la antigua ciudad romana. Muy cerca está la Catedral de Turín, famosa porque aquí se encuentra la Sábana Santa, también conocida como el Sudario de Turín. La Catedral está dedicada a San Juan Bautista y es una iglesia renacentista, que se construyó en el siglo XV y que fue ampliada en el siglo XVII. Puedes entrar gratuitamente a la catedral y dentro puedes buscar la capilla barroca donde está el Sudario de Turín, capilla a la que se accede desde el presbiterio.

Desde aquí puedes ir a la Plaza Castello, el centro histórico de la ciudad y donde se encuentran dos de los lugares más emblemáticos de Turín: el Palacio Real y el Palacio Madama. El Palacio Real fue la primera y la más importante de las residencias de la Casa de los Saboya. Se puede visitar su interior: el horario es de 08:30 a 19:00 y la entrada cuesta 15 euros, aunque si tienes la Tarjeta Torino + Piemonte Card está incluida. El Palacio Madama es otra de las residencias de la Casa Real de Saboya, situado en la misma plaza que el Palacio Real.

Cuando se acerque la hora de comer, te recomendamos ir a la cafetería Carlo and Camilo o al Restaurante Casa del Barolo. Italia es uno de esos países donde siempre se suele comer bien, por lo que es muy probable que casi siempre aciertes en tu elección.

Turín es la ciudad de los museos y además sede de FIAT (Fabbrica Italiana Automobili Torino), legendaria marca italiana de automóviles y por eso te proponemos que vayas a visitar otros de sus museos más importantes: el Museo del Automóvil. Está situado al sur del centro histórico siguiendo el río Po, en Corso Unità d’Italia. La opción más cómoda para llegar es el transporte público con el metro, paradas Lingotto o Spezia.

La exposición es enorme y es imprescindible para los amantes del automóvil. También es una visita interesante si vas con niños. Puedes ver una extensa exposición cronológica de la historia de la automoción con modelos no solamente italianos, sino también con coches de otros países como Gran Bretaña, Francia o Estado Unidos, entre otros. El museo abre los lunes de 10:00 a 14:00; los martes de 14:0 a 19:00; los miércoles, jueves y domingos de 10:0 a 19:00; y los viernes y sábados de 10:00 a 21:00. La entrada cuesta 12 euros aunque si tienes la Tarjeta Torino + Piemonte Card está incluida.

museo-automovil-turin

Museo del Automóvil

Por la tarde, antes de cenar, puedes aprovechar para recorrer el Cuadrilátero Romano, la zona más antigua de la ciudad y un buen lugar para tomar el famoso aperitivo italiano. Tomarse un aperitivo italiano es algo diferente a lo que los españoles conocemos como aperitivo. En Italia se pagan unos 10-15 euros por un aperitivo con bufet libre. Nosotras te recomendamos el Km5, el Arancia di Mezzanotte y el Lobelix Café si te apetece probar el aperitivo italiano.

 

DÍA 2: MUSEO DEL CINE, MIRADOR DEL MONTE DEI CAPPUCCINI Y PARQUE DE VALENTINO

Puedes comenzar el día acercándote a uno de los edificios más icónicos de Turín: la Mole Antonelliana, situado en pleno centro histórico. En el pasado fue la construcción en albañilería más alta de Europa, sin embargo, durante el siglo XX, sufrió importantes remodelaciones usando hormigón armado y vigas de acero, por lo que actualmente no se puede considerar una estructura exclusivamente en albañilería. En este edificio tiene su sede desde el año 2000 uno de los museos más espectaculares que hemos visto e imprescindible para los amantes del séptimo arte: el Museo Nacional del Cine de Turín.

mole-turin

La Mole de Turín

El museo abre de lunes a domingo de 09:00 a 20:00, los sábados de 09:00 a 23:00 y los martes está cerrado. La entrada general cuesta 11 euros, la entrada con el ascensor cuesta 15 euros y si tienes la tarjeta Torino + Piemonte Card es gratuita. Calcula unas dos horas para la visita.

El museo tiene una superficie de 3.200 m² distribuidos en cinco pisos en los que se muestran aparatos ópticos precursores del cinematógrafo, como la linterna mágica, objetos, fotos, vídeos y películas, manifiestos y pósters, cajas ópticas, bocetos, vestidos y trozos de escenografías de películas. Es un museo muy visual, muy interactivo y una de las paradas obligatorias en tu visita por Turín.

museo-cine-turin

Museo del Cine de Turín

Puedes caminar de vuelta al centro y aprovechar para comer. Tras la comida puedes aprovechar la tarde para perderte por las calles de Turín y sus famosos soportales y tomar un café en alguno de sus cafés históricos más emblemáticos, como el Café Baratti e Milano. Eso sí, los cafés son caros. Otra opción es tomarte un helado en alguna de sus heladerías, como la heladería Marchetti o la heladería Mara dei Boschi, donde te recomendamos que pruebes el helado típico de chocolate de Turín que se llama Gianduja o Gianduiotto.

Por la tarde puedes subir al mirador más famoso de Turín, el Mirador del Monte dei Cappuccini. Se puede subir andando hasta una pequeña colina donde hay una iglesia que pertenece a la orden de los Capuchinos. Desde aquí se tienen unas vistas muy bonitas de la ciudad y del río Po. Es, sin duda, otra de las imágenes más icónicas de Turín.

vistas-turin

Vistas de Turín

De camino al centro, te puedes acercar al Parque de Valentino, el más antiguo de la ciudad. Está situado entre los puentes de Isabella y Humberto I y ocupa 55 hectáreas. Fue inaugurado en 1630 y fue el primer jardín público de la ciudad. En 1864 fue rediseñado por un paisajista de origen francés.

Puedes aprovechar para relajarte un poco en este bonito parque y si quieres puedes buscar las diferentes fuentes del parque, entre las que destaca la Fuente de los Doce Meses, o también puedes visitar los Jardines Botánicos de Turín, que forman parte del Castillo de Valentino, el Jardín rocoso (Giardino Roccioso) o el Burgo medieval (Borgo Medievale).

 

Esperamos que si visitas Turín, este post te sea de utilidad para aprovechar el máximo partido a tu visita de dos días por la ciudad italiana de Turín.

 

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que manter este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí