Meknes (o Mequinez en español) es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y es una visita muy recomendable en tu ruta por Marruecos. Está situada a 65 kilómetros de Fez y muchxs viajerxs aprovechan esta cercanía para visitar Meknes en un día, aunque nosotras te recomendamos hacer, al menos, una noche en Meknes porque tanto la ciudad como sus alrededores son unos de nuestros favoritos del país.

 

UN POCO DE HISTORIA

Los orígenes de Meknes se remontan al siglo VIII, cuando se construyó una kasbah o fortaleza. En el siglo X el pueblo fue creciendo alrededor de esa kasbah bajo el nombre de Meknassa ez Zeïtoun y se asentó una gran tribu bereber originaria del este de Marruecos: Zénète Meknassa.

En el siglo XI, los almorávides fortificaron la ciudad y construyeron mezquitas, hammams (baños árabes) y alcazabas. Meknes vivió entonces un periodo de prosperidad que será continuado con la llegada de las siguientes dinastías, los Mérinides y los Ouatassides.

calles-meknes

Calles de Meknes

Sin embargo, es la llegada de la dinastía Alauita la que marca un cambio en la historia de Meknes. El Sultán alauita Mulay Ismail, uno de los sultanes más relevantes de la historia de Marruecos, decidió hacer de Meknes la más bella de las ciudades imperiales y capital del Reino.

Apodado el “Luis XIV marroquí”, hizo construir durante 50 años palacios, mezquitas, graneros, caballerizas, estanques, jardines y alcazabas. La ciudad más bella de las ciudades imperiales. Tanto es así que en esta época a Meknes era conocida como la “Versalles de Marruecos”.

vistas-meknes

Vistas de Meknes

Mulay Ismail murió en 1727 y a partir de ese momento la ciudad entró en decadencia y dejó de ser capital, que pasó a Fez. En 1996 fue declarada por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

 

CÓMO LLEGAR

Moverse por Marruecos y llegar a Meknes es bastante sencillo, seguro y cómodo. Existen diferentes medios de transporte:

  • Tren: es una de las formas más cómodas para viajar por Marruecos. La compañía que gestiona la red ferroviaria marroquí es Moroccan Railways (ONCF) y en la página web podéis consultar precios y horarios. Es recomendable para los trayectos de Fez-Meknes o Asilah-Meknes (o viceversa).
  • Autobús: es una de las formas más prácticas para moverse por todo el país. Existen dos compañías de autobuses turísticos: CTM y SUPRATOURS. En sus páginas web podéis consultar las conexiones, los horarios y precios. Es recomendable para el trayecto Rissani-Meknes.
  • “Gran taxi”: son taxis compartidos, con cinco plazas (tres detrás y dos delante, más el conductor) que hacen rutas fijas y conectan dos ciudades. Debes conocer la estación de la que parten y, una vez allí, esperas a que tu taxi se llene, por lo que no hay un horario fijo. Dependiendo del caso te puede ser útil pagar la plaza que queda libre para ir más cómodo o porque ves que el taxi no termina de llenarse.

 

DÓNDE ALOJARSE 

Meknes está relativamente cerca de Fez, a unos 65 kilómetros y por eso muchxs viajerxs aprovechan esta cercanía para visitar Meknes en un día. Sin embargo, nosotras te recomendamos hacer, al menos, una noche en esta ciudad.

Si quieres alojarte en uno de los riads más bonitos que conocemos y a buen precio, no lo dudes: alójate en Riad Atika Mek. Está situado en pleno zoco de Meknes. Los dueños son unas personas encantadoras y el riad es preciosísimo. Además tiene una azotea que es perfecta para ver los tejados de la ciudad y para disfrutar de una buena puesta de sol.

atardecer-riad-meknes

Atardecer desde la terraza del riad

 

QUÉ HACER EN MEKNES

En este mapa de Marruecos, en el desplegable de Meknes, encontrarás todos los lugares que te detallamos en este post.

 

Disfrutar de la Plaza el-Hedim

La plaza de el-Hedim es una enorme plaza de 200 metros de largo por 100 metros de ancho que cobra vida cuando cae el sol. Su nombre en árabe significa “plaza de las ruinas” por las toneladas de escombros que se almacenaron aquí durante la reconstrucción de la ciudad.

plaza-el-hedim-meknes

Plaza el-Hedim desde una terraza

Durante el día la plaza es un lugar tranquilo y si hace mucho calor son pocas las personas que se ven en ella. Sin embargo, cuando cae el sol comienza el bullicio y el jaleo. Si has estado en Marrakech, la plaza de el-Hedim te recordará inevitablemente a la plaza de Jmaa el-Fnaa. De hecho, se suele decir que es “su hermana pequeña”.

Momentos antes del atardecer empiezan a acercarse a la plaza los vendedores con sus carros, llenos de cacharros, dispuestos a vender algo. Hay algunos puestos de comida, sobre todo de caracoles. También hay gente animando y haciendo espectáculos, juegos o cantando. Desde luego, es todo un entretenimiento pasear y observar el quehacer de la gente.

plaza-el-hedin-meknes

Juegos en la plaza el-Hedim

Si vas a estar varios días en la ciudad puedes ver este momento a pie de plaza o desde algunas de las terrazas que rodean la plaza.

Ver la Puerta Bab el-Mansour

Es una de las puertas de entrada a la ciudad de Meknes y está en frente de la plaza el-Hedim. Es la puerta más grande de Marruecos, se considera una de las obras más bellas del sultán Mulay Ismail y a nosotras nos parece preciosa. Fue construida en 1732 y fue concebida como un gran arco de triunfo, que conduce a la plaza Lalla Aouda y al barrio Dar el-Kebira. Mide unos 16 metros de alto y está rematada por un arco de herradura apuntado y fue decorada con mosaicos verdes en su mayoría y que están entrelazados.

Puerta-Bab-el-Mansour

Puerta Bab el-Mansour

Visitar el Museo Dar Jamaï

Frente a la plaza el-Hedim está el Museo de Arte Marroquí, que se conoce como Dar Jamai. El palacio se construyó en 1882 y hasta 1920 fue la residencia de la familia Jamai, aunque desde entonces se convirtió en museo. Aquí puedes ver muchísimos objetos históricos como alfombras, escultura aunque lo realmente interesante es el edificio y su jardín andaluz.

Perderte por el Zoco de Meknes

El zoco de Meknes es más pequeño y tranquilo que el de su vecina Fez, pero siempre resulta una aventura perderse por sus callejuelas, desorientarse para luego volver a encontrarte. Ahora bien, debes saber que la mayoría de los puestos del zoco de Meknes venden ropa y zapatillas de deporte de imitación, entre otras cosas. Esto creemos que se debe a que es menos turístico que en Fez y por lo tanto los puestos están pensados para los lugareños y parece que les encantan las marcas y las imitaciones.

zoco-meknes

Zoco de Meknes

Es bastante relajado y si te pierdes entre sus callejuelas es posible encontrarte con algunas zonas bastante curiosas. A nosotras nos llamó mucho la atención una calle estrecha donde había varias “ópticas”, con muchísimas gafas. La gente llegaba y se iba probando hasta encontrar con las que mejor veía.  

Visitar el mercado

En uno de los laterales de la plaza el-Hedim está el mercado de Meknes. A nosotras nos encanta perdernos por los mercados de lo lugares que visitamos y los mercados de Marruecos nos fascinan. Es un mercado pequeño pero bien merece la pena pasear y perderse por las diferentes zonas: las frutas, verduras, aceitunas, pescado, carne, etc. Eso sí, si eres un poco aprehensivo, evita la zona de la carne porque no es raro ver alguna cabeza de cordero en los mostradores de las carnicerías marroquíes.

mercado-meknes

Mercado Meknes

Visitar el mercadillo

Además del zoco y el mercado, en la parte de detrás del edificio del mercado empieza el mercadillo. En esta calle larga y en sus adyacentes podrás encontrar muchas tiendas y puestos de todo tipo. Por la tarde, son muchas las personas que ponen sus pequeños carros para vender de todo: ropa, zapatillas, cacharros, etc. Un auténtico mercadillo. No vas a comprar nada pero te recomendamos que te des un paseo porque es increíble lo grande que es y la cantidad de gente que hay siempre vendiendo y comprando.

mercadillo-meknes

Mercadillo de Meknes

Entrar en Madrasa Bou Inania

Las madrasas eran las escuelas musulmanas donde, además de aprender religión, se podía estudiar otras disciplinas como matemáticas, medicina, filosofía y otras ciencias.

En Meknes puedes visitar la madrasa Bou Inania, uno de los edificios más antiguos de la ciudad, de mediados del siglo XIV. En el centro está el patio de las abluciones, decorado con azulejos, yeserías y maderas talladas y a su alrededor está la antigua mezquita de la escuela y, en una galería superior, los cuartos de los estudiantes.

Visitar el Mausoleo de Mulay Ismail

El sultán Mulay Ismail fue el responsable de la grandeza de la ciudad de Meknes y la convirtió en la capital de su reino. Fue construido en 1703 por petición del propio sultán y, naturalmente, refleja la grandeza que adquirió la ciudad en esa época.

El Mausoleo es un conjunto de amplias salas y patios, y es uno de los pocos templos religiosos a los que tienen acceso aquellos que no son musulmanes. El horario de visita es de 09:00 a 18:30 y es totalmente gratuita. Nosotras no pudimos visitarlo porque estaba en obras y, por lo tanto, cerrado.

Visitar las Caballerizas Reales

Un poco alejado del centro, se encuentran las caballerizas reales. Son unos establos que fueron construidos por el sultán Mulay Ismail para albergar a nada menos que 12.000 caballos reales.

Se distinguen dos partes, una interior y otra exterior. La interior, bastante oscura y húmeda, se utilizó como granero para almacenar la alimentación de los caballos. La parte exterior, se utilizó como establo real para mantener a los caballos. También se construyó un canal para poder llevar agua a los establos. Hoy en día están un poco en ruinas, pero si tienes tiempo en la ciudad, te recomendamos darte un paseo y visitarlas.

caballerizas-reales-meknes

Caballerizas reales de Meknes

Visitar la prisión Kara

Esta es una de las visitas más oscuras en Meknes. La prisión Kara es la prisión subterránea, construida en el siglo XVIII, que Mulay Ismail empleaba para encarcelar a los esclavos cristianos antes de ejecutarlos. Y es que Mulay Ismail embelleció la ciudad de Meknes y la convirtió en la “Versalles de Marruecos” pero su reinado también estuvo marcado por el terror. Mulay Ismail mantenía el orden por el terror: confiscaciones de bienes, ejecuciones masivas, estrecha vigilancia para evitar revueltas, etc.

La prisión Kara se puede visitar de 09:00 a 12:00 y de 15:00 a 18:00 y la entrada cuesta 10 dirhams (1 euro aproximadamente). Destaca la escalera que lleva hasta el espacio subterráneo, que está formado por tres salas principales rodeadas otras estancias y pasillos.

 

EXCURSIONES EN LOS ALREDEDORES DE MEKNES

Desde Meknes te recomendamos hacer dos excursiones a los que puedes dedicar un día completo: el yacimiento arqueológico de Volubilis y a la ciudad de Mulay Idris.

Volubilis está a 32 km de Meknes y a tan solo 4 km de Mulay Idris, por lo que es una visita perfecta para combinar ambos lugares. Para hacer esta visita lo más sencillo es llegar a Mulay Idris en gran taxi desde Meknes y desde ahí buscar un taxi que te acerque a Volubilis y te espere allí para volver, ya que no hay autobuses públicos para ir hasta Volubilis. De vuelta en Mulay Idris, puedes visitar esta ciudad.

Volubilis

Son las ruinas romanas mejor conservadas de todo el norte de África y Patrimonio de la Humanidad desde 1997. Es una visita imprescindible desde Meknes y que puedes combinar perfectamente con la visita a Mulay Idris.

Un poco de historia

Volubilis fue una ciudad fundada por los cartagineses en el siglo III a. C. y capital de la provincia romana de Mauritania Tingitana desde el año 146 a. C. en el que se produjo la caída de Cartago.

En el año 44, Claudio anexionó Mauritania al Imperio Romano y Volubilis adquirió el estatus de municipio. Fue una ciudad muy próspera debido a la producción y comercio de aceite, trigo y de animales salvajes destinados a los circos. Debido a su importancia y prosperidad, la ciudad fue dotada de bellas construcciones, como una basílica, un foro, templos y un arco de triunfo.

volubilis

Calle de Volubilis

Hacia el año 285 se abandonaron los territorios de la provincia situados al sur de Lixus y aunque Volubilis no fue totalmente abandonada, cambió radicalmente el poblamiento de la ciudad.

Tras la retirada romana en el siglo III d. C., Volubilis ha estado habitada hasta el siglo XIV. Posteriormente sufrió grandes destrozos en el terremoto de 1755 y fue abandonada y expoliada, extrayendo el mármol para construir los palacios de Mulay Ismail en Meknes.

Información útil

El yacimiento está abierto en verano de 08:00 a 17:30 y en invierno de 08:00 a 17:30 y la entrada cuesta 70 dirhams. En la entrada te dan un pequeño mapa, pero está todo perfectamente indicado por lo que no tiene pérdida. En nuestra opinión no es necesario visitarlo con un guía. Aún así, si quieres habrá guías que te ofrezcan sus servicios en la entrada.

Para la visita calcula unas 2 horas o 2 horas y media para la visita y no olvides llevar agua y un sombrero ya que apenas hay sombras y, dependiendo de la época del año, el sol puede apretar.

Qué no debes perderte

El acceso es por la puerta que está situada en la zona sureste de la ciudad.

La Casa de Orfeo es una de las casas más grandes de Volubilis y tiene uno de los mejores mosaicos del yacimiento en el que se representa el mito de Orfeo, que tocaba tan bien la lira que amansaba a los animales.

Las Termas de Galiano están cerca de la casa de Orfeo y se llaman así porque se encontró una inscripción dedicada a este emperador. Ocupan aproximadamente 1.000 m² a lo largo de los cuales se localizaban los vestuarios y otras estancias.

El Foro, la Basílica y el templo de Júpiter están en la parte más alta de la ciudad y eran los tres lugares que eran el centro de la vida pública de Volubilis. El Foro era el centro político de la ciudad; el templo de Júpiter era el punto neurálgico del culto oficial y la Basílica era donde se impartía justicia y sede del comercio. Este edificio es el mejor conservado, el de mayor tamaño del yacimiento y estaba formado por un conjunto de 4 hileras de columnas y 3 naves.

foro-volubilis

Foro de Volubilis

El Arco del Triunfo de Caracalla es otro de los monumentos más destacados de Volubilis y está situado en un extremo de la Decumanus Maximus. Fue construido en el año 217, en mármol, y en su momento estuvo coronado por una cuadriga de bronce.

Los mosaicos son lo más representativo de Volubilis y algunos de los mejores están en algunas casas situadas en la parte norte de la ciudad, cerca del Arco de Caracalla. Aquí tienes que buscar la casa del acróbata, con un mosaico de un atleta jinete; la casa del caballero, con un mosaico de los enamorados dioses Baco y Ariadna; la casa de los trabajos de Hércules, con mosaico circular que muestra las doce pruebas de Hércules; la casa de Dionisio y las cuatro estaciones; la casa del baño de las Ninfas y la casa de Venus.

mosaico-volubilis

Mosaico de Volubilis

Mulay Idris

Mulay Idrís es una ciudad situada a 25 kilómetros de Meknes que es importante porque aquí se encuentra el santuario del fundador de la Dinastía idrisí, Idrís I. Es por eso que es considerada una ciudad santa para el islam y a ella acuden muchos peregrinos que vienen a ofrecer sus respetos a Idrís I. Hasta mediados del siglo XX no se permitía el acceso a la ciudad de las personas no musulmanas.

mulay-idris

Calles de Mulay Idris

La ciudad está encaramada sobre una roca, domina el valle del Oued Erroumane por lo que una de las cosas que debes hacer es subir a uno de los dos miradores de la ciudad para disfrutar de las bellas vistas. Hay dos terrazas: la terraza grande (grande terrase) y la pequeña (petite terrase).

El santuario del fundador de la Dinastía idrisí, Idrís I, debe ser impresionante pero no está permitido el acceso al santuario a los no musulmanes, por lo que solo podemos disfrutarlo desde el exterior. En Mulay Idris la plaza principal es la Plaza Mohamed IV, bastante grande, y donde hay varios locales y pequeños restaurantes donde puedes tomar algo o comer.

vistas-mulay-idris

Vistas de Mulay Idris

Pero lo más recomendable es pasear y perderse por sus calles estrechas y empedradas, con las paredes pintadas de colores cálidos y donde predomina el verde.

 

Esperamos que esta guía te sirva para sacar el máximo partido a Meknes y a sus alrededores, una de las paradas que te recomendamos en tu ruta por Marruecos.

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí