Situada a orillas del mar Mediterráneo, Valencia es la tercera ciudad española más importante y más poblada de EspañaConocida por su buen clima, esta bonita ciudad costera tiene un potencial enorme y es perfecta para hacerte una escapada en cualquier época del año (aunque quizás en verano sería la época menos recomendable por ser muy calurosa). Si estás pensando en visitar Valencia, te hemos preparado este listado de 13 cosas que tienes que hacer en esta ciudad mediterránea.

 

1. Callejear por El Carmen (y ver sus graffitis)

En el centro de la ciudad se encuentra el barrio de El Carmen, que se considera el centro histórico de Valencia. Antiguamente estuvo delimitado por la muralla musulmana y hoy son las Torres de Serranos y las Torres de Quart los restos medievales que delimitan este barrio lleno de vida.

El barrio de El Carmen es un conjunto de calles laberínticas, que son perfectas para perderse y descubrir rincones pintorescos como el Portal de la Valldigna o la Plaza del Árbol. Además, esta zona de Valencia está llena de street art, por lo que te animamos a pasear sin rumbo para que encuentres murales de lo más llamativos.

El-Carmen-Valencia

Calles de El Carmen

 

2. Recorrer los edificios más emblemáticos del centro

Una de las cosas que hacer por Valencia es ver la arquitectura del centro de la ciudad. El centro de la ciudad es perfecto para pasear, ya que actualmente se están peatonalizando varias plazas de esta zona.

El Ayuntamiento es un edificio moderno y monumental. Aunque su exterior es de por sí bello, no debes dejar de visitarlo por dentro, ya que su visita es gratuita de lunes a viernes de 08:00 a 15:00. En el interior destaca el Salón de Cristal y el de Sesiones, la gran escalera de mármol y el balcón del Ayuntamiento, con unas vistas a la plaza muy bonitas.

La plaza del Ayuntamiento es el lugar donde se tiran las mascletàs en época de Fallas, por lo que si vas por esas fechas, no te pierdas tal acontecimiento. En la misma plaza del Ayuntamiento no debes de dejar de ver por dentro el edificio de Correos, con una cúpula impresionante. También destaca el edificio de la Filmoteca de Valencia, que está ubicada en el edificio de teatro cine Rialto, construido en 1939 y que tiene un estilo particular con influencias del art decó valenciano.

Ayuntamiento-Valencia

Vistas desde el balcón del Ayuntamiento

Situada a tan solo 200 metros del Ayuntamiento, la estación del Norte es otro de los edificios destacados del centro. Fue inaugurada en 1917 y es de estilo modernista valenciano, donde cabe destacar tanto su riqueza ornamental como sus grandes proporciones. A su lado se encuentra la plaza de Toros, que fue construida durante la década de 1850 por el arquitecto valenciano Sebastián Monleón Estellés. Es de estilo neoclásico y está inspirada en la arquitectura civil romana. Su estructura la forma un polígono de 48 lados, con 384 arcos al exterior, realizados en ladrillo siguiendo el estilo neomudéjar.

Otro edificio destacable del centro es el Mercado Central, considerado una de las obras maestras del modernismo valenciano. Aunque este mercado es turístico, no dejes de meterte en su interior para poder observar el bullicio de los diferentes comercios.

Y muy cerca del Mercado Central, está el edificio de la Lonja de la Seda, que es una obra maestra del gótico valenciano. A finales del siglo XIII, la antigua Lonja era insuficiente ante la prosperidad de la ciudad, por lo que en 1469 se decide iniciar la construcción de una nueva Lonja. La Lonja está formada por cuatro partes que son: la Torre, la Sala del Consulado del Mar, el Patio de los Naranjos y el Sala de Contratación o Salón Columnario, siendo esta última la sala más impresionante del edificio.

 

3. Visitar la iglesia de San Nicolás de Bari y San Pedro Mártir

Popularmente conocida como la Capilla Sixtina Valenciana, se trata de una iglesia cuyo edificio es de estilo gótico del siglo XV, pero con una espectacular decoración barroca del siglo XVII.

Erigida como parroquia hacia 1242, fue reformada a iniciativa de la familia Borja en estilo gótico entre 1419 y 1455. Entre 1690 y 1693 se recubrió el interior con decoración barroca y pinturas al fresco de escenas de la vida de San Nicolás de Bari y de San Pedro Mártir, diseñadas por Antonio Palomino y pintadas por Dionís Vidal.

Se puede visitar de martes a domingo y los horarios puedes consultarlos aquí. El precio de la entrada es de 7 euros (6 euros reducida) Los lunes no hay visitas turísticas, ya que este día está reservado a los fieles de San Nicolás de Bari.

 

4. Ver la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Acercarse a la Ciudad de las Artes y las Ciencias es una de las cosas que tienes que hacer en Valencia. Obra del arquitecto valenciano Santiago Calatrava, este conjunto de edificios se ha convertido en un icono de la ciudad. Es un conjunto de edificios dedicados al ocio científico y cultural.

ciudad-artes-ciencias-Valencia

Panorámica de la Ciudad de las Artes y las Ciencias

Son siete los edificios que componen la Ciudad de las Artes y las Ciencias: el Oceanogràfic, donde se pueden ver unos 45.000 ejemplares de 500 especies marinas diferentes; el Hemisfèric, que es un cine digital 3D que proyecta películas y documentales; el Museu de les Ciències, cuya temática es la ciencia y la tecnología con diversas exposiciones interactivas; el Palau de les Arts Reina Sofía, donde se ofrecen distintos espectáculos de óperas, conciertos, zarzuela, o ballet; el Umbracle, un jardín de más de 17.000 m² por el que puedes pasearte gratuitamente y donde hay plantas típicas mediterráneas; el Ágora, que es un espacio para albergar eventos de todo tipo, y el Assut de l’Or, un puente que atraviesa el antiguo cauce del río Turia.

Los edificios por dentro son de pago, pero pasear por sus exteriores es gratuito, por lo que pasear por esta zona de Valencia y observar esta obra arquitectónica es de visita obligada, sobre todo si te gusta la fotografía.

 

5. Pasear por el Jardín del Turia

Este espacio verde de más de 9 kilómetros es uno de los parques naturales urbanos más grandes de España. Se trata del antiguo cauce del río Turia que, debido a la riada de 1957, se desvió el cauce de este río al sur de Valencia, dejando libre esta franja de terreno que rodea al centro histórico.

Actualmente se trata de un espacio verde transitable perfecto para darte un paseo entre árboles e ideal para refugiarte del sol en verano. Es muy recomendable alquilar una bicicleta y hacerte este paseo sobre ruedas.

Jardín-Turia-Valencia

Jardín del Turia

 

6. La Malvarrosa, El Cabanyal y El Grau

La playa de la Malvarrosa es la playa más accesible de la ciudad de Valencia y acercarse a ver el mar Mediterráneo y darse un paseo por su paseo marítimo es un plan estupendo. Y si el clima lo permite, ¡no te olvides de traer el bañador y darte un chapuzón!

En primera línea de playa, se encuentran los barrios marítimos de El Cabanyal y El Grau. Estos dos barrios adyacentes eran antiguamente poblados marineros que estaban separados de la ciudad de Valencia. Estos barrios, que son tradicionalmente de pescadores, poseen una arquitectura única, donde podrás encontrar casitas bajas con fachadas de azulejos, edificios de colores y estructuras modernistas.

Cabanyal-Valencia

Fachadas de El Cabanyal

Cuando pasees por las calles de estos barrios te darás cuenta que la vida parece transcurrir más lenta, como si fuera un barrio que se ha parado en el tiempo y donde aparecen estampas de lo más costumbristas. La calle de la Reina y la calle de Escalante son dos de las calles con más encanto del barrio. También es una zona perfecta para salir de cañas: La Peseta o La Paca son algunos de los locales más conocidos para este propósito.

 

7. Comer una paella

Ir a Valencia y no comer una paella se puede considerar un auténtico pecado. La paella es el plato valenciano por excelencia y solo sus habitantes son conocedores de los ingredientes de la misma. Como se cuenta en este artículo, los ingredientes de la paella valencia son sagrados, habiendo incluso ingredientes prohibidos (como los guisantes y el pimiento).

Por lo que ya que estás en Valencia, tienes que probar la auténtica paella. Si estás por el centro, te recomendamos que pruebes la paella en el Restaurante Ferro y si estás por la playa de la Malvarrosa puedes probarla en el archiconocido Restaurante La Pepica.

paella-Valencia

Paella valenciana

Además de la paella, en Valencia son expertos en cocinar arroces, así que si tienes más tiempo también puedes probar otros arroces, como el arroz del senyoret o el arroz negro.

 

8. Almorzar

El almuerzo es algo no tan conocido para los que somos de fuera. Sin embargo es casi tan relevante y sagrado como la paella para los valencianos. L’esmorzaret es una comida que se hace entre las 09.00 y las 11.30 de la mañana que consta de un bocadillo, bebida, la “parte” (es decir, unos cacahuetes y encurtidos) y un café para terminar.

El tamaño del bocadillo va desde medio bocadillo hasta una barra entera, así que si decides almorzar recuerda ir sin desayunar, ya que es una comida bastante consistente. Algunos bares más conocidos para almorzar son La Pergola, La Pascuala, El Mistela y El Ana III, entre otros.

 

9. Tomar una horchata

La horchata de chufa es una bebida originaria de Alboraya, un pueblo al norte de Valencia, que se prepara con agua, azúcar, chufa, canela y cáscara de limón. La horchata se toma con fartons, que es un tipo de bollo alargado, blando, dulce y absorbente que se moja en horchata.

Si te quieres acercar a Alboraya, que se puede llegar en metro (línea 3 y 9) o andando (1 hora de paseo), tienes que acercarte a la mítica Horchatería Daniel, donde podrás degustar esta especialidad. Si en tu visita vas justa de tiempo, puedes probarla en alguna de las dos sucursales que tiene en el centro de Valencia.

horchata-valencia

Horchata con fartons

 

10. Ver el atardecer en la Albufera

La Albufera es una laguna costera con una profundidad media de 1 metro, situada a 10 kilómetros al sur de Valencia. Está rodeada de arrozales y separada del mar por una estrecha barra litoral arenosa con dunas por un bosque de pinos (Dehesa del Saler). La Albufera es también una zona de paso para muchas aves migratorias y tiene un gran valor ecológico.

Para conocer esta zona de Valencia, te recomendamos que te acerques al pueblo de El Palmar, donde puedes dar un paseo por esta pequeña localidad. Además, para ver la Albufera en todo su esplendor, te recomendamos que des un paseo en barca y, si es posible, hazlo al atardecer ya que es la mejor hora para disfrutar de este entorno natural.

 

11. Pasear por Benimaclet

Benimaclet es un antiguo pueblo de la huerta, que ahora forma parte de la ciudad. Su cercanía con las universidades lo ha convertido en un sitio ideal para alojar a los universitarios.

Benimaclet tiene una estructura arquitectónica distinta a los barrios colindantes. Aquí encontrarás casas bajas, con calles que se parecen más a un pueblo que a una ciudad. El barrio tiene un fuerte movimiento vecinal y social, por lo que el ambiente es alternativo. Por sus calles encontrarás librerías especializadas, pequeños estudios de arte y muchos bares y restaurantes… Un buen sitio para tomar algo al final del día en alguna de sus muchas terrazas.

Valencia

Vistas de Valencia desde las Torres de Serranos

 

12. Tomar algo por Ruzafa

Muy cerca del centro de Valencia, se encuentra el barrio de Ruzafa, que se ha convertido en un barrio vibrante lleno de restaurantes, bares y cafés. En este barrio de moda encontrarás vida a cualquier hora y es perfecto tanto para comer, tomarte un café, una cerveza o una copa.

 

13. Visitar Valencia en Fallas

Quizás tu visita no coincide con las Fallas, pero si alguna vez tienes la oportunidad de visitar la ciudad durante esta festividad, seguro que te gusta la experiencia.

Las Fallas son unas fiestas que van del 15 (la plantá) al 19 (la cremá) de marzo. Durante estas fiestas hay repartidas por la ciudad muchas fallas, que son un conjunto de figuras con carácter satírico sobre temas de actualidad. Hay verdaderas obras maestras y es que las fallas más grandes pueden superar los 30 metros. Las Fallas se colocan el 15 de marzo y el día 19 de marzo (el día de San José) se produce la cremá, donde se queman estas figuras.

La pirotecnia es además un elemento principal de estas fiestas, por lo que también deberás asistir a una mascletà y tirar algún petardo, para así celebrar las Fallas como un auténtico valenciano.

Si tu visita no coincide con esta fiesta, pero aún así quieres explorar cómo son estas fiestas puedes visitar el Museo Fallero. En este museo puedes ver a los ninots indultats, que son las figuras (ninots) que cada año se “libran” de ser quemadas y en este museo se exponen todos los que se han salvado de las llamas desde 1934. Abre de martes a sábado de 10:00 a 19.00 y los domingos y festivos de 10:00 a 14:00. Cuesta 2 euros.

 

Y tu, ¿has estado en Valencia? Si es así, cuéntanos en los comentarios qué es lo que más te gusta de Valencia.

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí