Jerusalén es la una de las ciudades más antiguas, más sagradas y más disputadas del mundo. Según la tradición, Jerusalén fue fundada el año 1004 a.C. por el rey David, aunque en excavaciones arqueológicas se han encontrado asentamientos que se remontan al V milenio a.C. Como ciudad sagrada para las tres religiones monoteístas, Jerusalén ha sido objeto de disputa a lo largo de los siglos y ha sido conquistada y reconquistada en muchas ocasiones por los diferentes pueblos que se han asentado en ella.

ciudad vieja de Jersusalen

La Ciudad Vieja

El estatus de la parte oriental de la ciudad o Jerusalén Este, que incluye la Ciudad Vieja, se encuentra en disputa. Tanto israelíes como palestinos afirman que Jerusalén es su capital, ya que en esta zona es donde se encuentran los principales lugares religiosos para ambas religiones. Tras el final de la Guerra Árabe-Israelí en 1948, Jerusalén quedó dividida en dos: la parte oeste bajo control de Israel y la parte este bajo control de Jordania. Esto se mantuvo así hasta que en 1967 los israelíes se anexionaron la Jerusalén Este. 

La soberanía de Israel sobre la zona oriental no ha sido reconocida por la comunidad internacional. En la década de los 90 se dispuso que israelíes y palestinos tendrían que discutir sobre el estatus final de Jerusalén, pero esta negociación siempre ha sido complicada.

La ciudad está gobernada como una sola entidad, bajo jurisdicción israelí, en la que los palestinos, a pesar de pagar los mismos impuestos, no tienen ciudadanía. Recientemente, Trump ha reconocido a Jerusalén como capital de Israel, por lo que el camino a la paz se hace más difícil.

Jerusalén es una ciudad que no te deja indiferente. Da igual que no seas creyente. Respirarás fe y te invita a la reflexión. Jerusalén es una ciudad que hay que entender y la mejor forma de entenderla es paseando y observando a sus gentes. En este post nos gustaría contarte cuáles son los sitios que no debes perderte en tu visita a Jerusalén y que te ayudarán a entender este fascinante rincón del mundo. 

 

1. LA EXPLANADA DE LAS MEZQUITAS O EL MONTE DEL TEMPLO

La Explanada de las Mezquitas o el Monte del Templo es uno de los lugares más sagrados de Jerusalén y está situado en la ciudad vieja. Probablemente sean las 15 hectáreas más disputadas del mundo. Los judíos conocen a esta zona como el Monte del Templo porque aquí se encontraba el Templo de Jerusalén o Templo de Salomón, el santuario principal del pueblo judío y del que solo queda el famoso Muro de las Lamentaciones. Por su parte, los musulmanes lo denominan el Noble Santuario y lo consideran el tercer lugar santo en el Islam, tras la Meca y Medina.

Aquí se encuentra La Cúpula de la Roca que es, sin duda, el monumento más bello de Jerusalén. ¡Simplemente impresionante! Es un lugar de culto para el Islam pero técnicamente no es una mezquita. En el interior se halla la roca desde la que los musulmanes creen que Mahoma ascendió al cielo para reunirse con Alá y de ahí la importancia de este lugar para el Islam.

Para conmemorar este evento, el califa Abd al Malik construyó este edificio entre los años 687 y 691. Sin embargo, judíos y cristianos también atribuyen a este lugar gran importancia ya que se cree que fue el lugar donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac por orden de dios. Además, aquí es donde estaría el Sancta Sanctorum, la parte más sagrada del templo de Jerusalén.

cupula de la roca jerusalen

Cúpula de la Roca

En la Explanada de las Mezquitas también se encuentra la Mezquita Al Aqsa, la más grande de Jerusalén, y que parece que fue construida en el siglo VIII sobre las ruinas originales del Templo de Salomón.

Los visitantes no musulmanes podemos acceder al recinto de la Explanada de las Mezquitas. Para ello debes dirigirte a las rampas cubiertas que hay en las inmediaciones de la Puerta del Estiércol del Barrio Judío y pasar el control de seguridad. El horario es de domingo a jueves de 7:30 a 10:30 y de 12:30 a 13:30, salvo festividades musulmanes o periodos de tensión política.

 

2. EL MURO DE LAS LAMENTACIONES

El Muro de las Lamentaciones es el principal vestigio del Templo de Jerusalén o Templo de Salomón. Segun la tradición, el rey David fundó Jerusalén en año 1004 a.C. Antes de su muerte entregó a su hijo Salomón los planes de dios para construir un templo de Jehová donde albergar el Arca de la Alianza, el candelabro de los sietes brazos y otros utensilios del culto hebraico. Fue así como Salomón empezó a construir el que se conoce como el Primer Templo de Jerusalén, que se mantuvo en pie hasta su destrucción por los babilonios en el año 587 a.C.

Muro de las Lamentaciones

Plegarias de las rendijas del Muro de las Lamentaciones

El periodo del Segundo Templo duró entre el 530 a.C. y el 70 d.C. Durante estos años el templo fue construido y consagrado en varias ocasiones siendo la renovación y expansión de Herodes la mayor. El templo estuvo en pie hasta que el imperio romano, a las órdenes de Tito, entró en Jerusalén y destruyó la mayor parte de la ciudad de Jerusalén en el año 70 d.C. Tito dejó en pie uno de los cuatro muros de contención del templo para que los judíos recordarán que Roma había vencido a Judea.

Desde entonces los judíos rezan frente a este muro que es el lugar accesible más sagrado. El más sagrado sería la Explanada de las Mezquitas, donde estaría el Sancta Sanctorum, pero no pueden acceder. Frente al muro se suele lamentar la destrucción de la ciudad y la dispersión del pueblo judío. Por eso recibe el nombre de muro de las lamentaciones.

La parte visible del muro son 60 metros y está dividido en dos zonas: una zona más grande para hombres y otra más pequeña para mujeres. Los judíos venidos desde muchas partes del mundo rezan frente al muro al ritmo del balanceo de su cuerpo e introducen papeles con plegarias entre las rendijas del muro.

Muro de las Lamentaciones

Mujer en el Muro de las Lamentaciones

La visita al Muro de las Lamentaciones no te deja indiferente. Nosotras fuimos en numerosas ocasiones durante nuestra estancia en Jerusalén. Nos sentamos y observamos cómo hileras de mujeres se balancean, rezan e incluso lloran ante el muro. Era algo que no comprendíamos. Si tu estancia coincide con un viernes por la noche, momento de inicio del sabbath, no dudes en acercarte porque el bullicio de gente es aún mayor.

 

3. LA IGLESIA DEL SANTO SEPULCRO

La iglesia del Santo Sepulcro, también conocida como la Iglesia de la Resurrección o iglesia de la Anastasis, es uno de los sitios con gran significado religioso para el cristianismo porque aquí se encuentra el Calvario, lugar donde murió Jesús, así como su Sepulcro, lugar donde al tercer día resucitó.

La iglesia se comenzó a construir en tiempos del emperador Constantino, alrededor del año 326 d.C. La emperatriz Helena, su madre, se trasladó a Jerusalén para buscar los lugares santos que se describen en la Biblia. La tradición cuenta que, al derruir un templo pagano, aparecieron tres cruces, una de las cuales producía curaciones milagrosas y se identificó como la cruz donde murió Jesús. Hoy la iglesia se encuentra bajo la custodia de diversas confesiones cristianas, entre ellas, católicos, armenios ortodoxos y ortodoxos.

Piedra del Ungimiento jerusalen

Piedra del Ungimiento

Nada más entrar en la iglesia uno se encuentra con la Piedra del Ungimiento. En este punto es donde podrás observar el fervor religioso de la gente: gente arrodillada, rezando, besando la piedra, pasando los rosarios sobre ella, etc. A la derecha hay unas escaleras que llevan a una especie de montículo, que es el Monte Calvario, donde Jesús se supone que fue crucificado.

También está la Basílica del Santo Sepulcro, lugar donde Jesús murió y resucitó. Suele haber cola para entrar en la capilla. Nosotras no tuvimos que esperar mucho pero supongo que depende de la época. El tiempo que puedes pasar dentro es bastante limitado y hay una persona encargada de controlar el acceso y que te indica cuándo salir y entrar. 

 

4VÍA DOLOROSA 

La Vía Dolorosa es una calle de la Ciudad Vieja de Jerusalén donde están marcadas las 15 estaciones del Vía Crucis, es decir, el camino que hizo Jesús cargando la cruz camino de su crucifixión. Como podrás comprender es un punto importante para los peregrinos cristianos que vienen a Jerusalén y es frecuente encontrarse a gente parada en las diferentes estaciones.

Para hacer tu recorrido por la Vía Dolorosa debes dirigirte a la Puerta de los Leones o Puerta de San Esteban. Desde ahí se inicia el camino a través de la ciudad que culmina en la Iglesia del Santo Sepulcro, donde se encuentran las últimas 5 estaciones que es donde ocurre la muerte de Jesús.

 

5. LA CIUDAD VIEJA DE JERUSALÉN

La Ciudad Vieja de Jerusalén será, quizás, el lugar en el que más tiempo estés durante tu visita a la ciudad santa porque allí se encuentran la mayor parte de monumentos para visitar. Esta pequeña zona, que apenas ocupa un kilómetro cuadrado, está rodeada por una muralla. Estas murallas fueron construidas desde los orígenes de la ciudad de Jerusalén pero han sido ampliadas y reconstruidas por los numerosos pueblos que han pasado por aquí a lo largo de los siglos.

Las murallas actuales son obra de una reconstrucción de los otomanos en el siglo XVI. La murallas tienen 7 puertas de acceso y 34 miradores y dar un paseo por ellas es otra forma diferente de descubrir Jerusalén. Existen dos tramos: el norte, que va desde la Puerta de Jaffa a través de la Puerta Nueva, la Puerta de Damasco y hasta la Puerta de Herodes y el tramo sur, que va desde la Puerta de Jaffa a través de la Puerta de Sion hasta la Puerta del Estiércol. La entrada cuesta 18 shekels.

La Ciudad Vieja de Jerusalén está dividida en cuatro barrios: musulmán, cristiano, armenio y judío. El barrio musulmán es el más grande de todos ellos y abarca desde la Puerta de los Leones hasta la Puerta de Damasco. El barrio cristiano se extiende alrededor de la Iglesia del Santo Sepulcro. El barrio armenio es el más pequeño de todos ellos y se puede acceder a él a través de la Puerta de Sión. Comprende la zona que rodea al monasterio de San Jaime. Por último, el barrio judío está en la zona sureste de la ciudad y en él hay algunos puntos de interés histórico como la Sinagoga de Hurva o la Torre Israelita.

 Calle del barrio musulmán jerusalén

 Calle del barrio musulmán

Una de las mejores cosas para hacer en la Ciudad Vieja es subir a alguna de las azoteas y disfrutar de una magnífica vista de los tejados de las casas de la Ciudad Vieja y de la magnífica Cúpula de Roca. También puedes aprovechar para hacer algunas compras por sus puestos o simplemente puedes aprovechar para degustar la deliciosa gastronomía. Te recomendamos ir al restaurante Abu Shukri donde comer un delicioso hummus y falafel.

 

6. LA TORRE DE DAVID

Nada más entrar en las murallas de la Ciudad Vieja por la puerta de Jaffa te encuentras con la Torre de David. Como ocurre con numerosos monumentos en Jerusalén, ha sido construida, destruida y vuelta a construir en infinidad de ocasiones. Creemos que la visita a la Torre de David debería ser tu primera visita en Jerusalén.

El museo que alberga la Torre de David puede ser una buena forma de acercarte a la historia de Jerusalén. Las diferentes salas del museo recorren los diferentes momentos de la historia de la ciudad de forma amena. Además, desde la Torre de David existen unas magníficas vistas de la ciudad de Jerusalén que ya solo por eso merecen la pena su visita. La entrada cuesta 40 shekels y está abierto de sábado a jueves de 9:00 a 16:00 y los viernes de 9:00 a 14:00.

Vistas desde la Torre de David

Vistas desde la Torre de David

7. EL MONTE DE LOS OLIVOS

El Monte de los Olivos es uno de los lugares más visitados de Jerusalén y está situado en el Valle Kidron. En el libro de Zacarías se dice que es desde este lugar desde donde dios comenzará a redimir a los muertos cuando el Mesías regrese el día del Juicio Final. Es por eso los judíos han querido ser enterrados aquí y en sus laderas han enterradas unas 150.000 personas.

Además de este antiguo cementerio judío, en el Monte de los Olivos puedes visitar muchos lugares que conmemoran diferentes acontecimientos de la vida de Jesús, como la Iglesia Sepulcro de María, donde según la tradición fue puesto el cuerpo de María, o la Gruta de Getsemaní, el lugar donde se supone que Judas entregó a Jesús.

Monte de los Olivos

Vistas desde el Monte de los Olivos

Pero sin duda, lo mejor de visitar el Monte de los Olivos es poder disfrutar de las vistas. Por eso, te recomendamos ir por la tarde para así poder disfrutar de la puesta de sol, con el cementerio en primer plano, la ciudad vieja al fondo y la magnífica Cúpula de la Roca brillando.

 

8. CIUDAD DE DAVID

La ciudad de David es el sitio arqueológico donde nació la ciudad de Jerusalén. Está situada en la parte sureste de la Ciudad Vieja. Es un sitio arqueológico que está vivo pues son numerosas las excavaciones que se llevan a cabo y, desde luego, es uno de los sitios más importantes en la investigación bíblica. Según la tradición, fue el rey David quien fundó la ciudad de Jerusalén, hace más de 3000 años. Aquí se asentó tras salir de la ciudad de Hebrón y estableció la capital unificada de las tribus de Israel. Su hijo Salomón fue quien edificó el Primer Templo de Jerusalén, junto a la ciudad de David, en lo alto del Monte Moriah.

ciudad-david-jerusalen

Ciudad de Silwan

La visita por la ciudad de David comienza y termina en el Centro de Visitantes porque es un recorrido circular. La visita empieza por el Barrio Real o Área G, desde donde se tiene una magnífica vista panorámica del Valle Kidron y de la ciudad de Silwan. Después se visitan algunos de los restos del sistema de agua subterránea que construyó el rey Ezequiel, sucesor de Salomón.

Se visita el Pozo de Warren y luego se desciende por unas escaleras para llegar cerca del manantial de Gihón. En este punto de recorrido hay dos opciones: seguir por un canal seco y más corto o adentrarse en el Túnel de Ezequiel, que es un túnel de 533 metros y para el que debes ir preparado porque el agua puede llegar a cubrir hasta las rodillas. Elijas la opción que elijas, el recorrido acaba en la Piscina de Siloé y una vez aquí tienes nuevamente dos opciones: coger un autobús hacia el centro de visitantes que cuesta 5 shekels o subir andando por un túnel, opción que recomendamos.

 

9. MONTE SIÓN

El Monte Sión es una colina de Jerusalén que se encuentra fuera de las murallas de la Ciudad Vieja. En el monte Sión podemos visitar la Abadía del Dormitorio, situada nada más traspasar la Puerta de Sión. En el interior de este edificio se supone que vivió la virgen María tras la crucifixión de Jesús. Cerca de la Abadía del Dormitorio se encuentra el Coenaculum que es donde se dice que tuvo lugar la Última Cena. Desde el exterior, o a través del Coenaculum, se puede acceder a la Tumba de David, lugar sagrado para los judíos y muy venerado por ellos. Aquí parece que está enterrado este rey, aunque no es muy seguro que esta sea su tumba.

Abadía del dormitorio jerusalen

Abadía del Dormitorio

A unos 5 minutos caminando de la tumba de David hay un cementerio protestante donde se puede encontrar la Tumba de Oskar Schindler, el alemán que salvó la vida de 1.200 judíos de acabar en campos de concentración.

 

10. EL MERCADO DE MAHANE YEHUDA

A las afueras de la Ciudad Vieja podemos visitar el mercado de Mahane Yehuda. Es un mercado bastante popular que está situado en la calle Jaffa. Aquí podrás disfrutar de los diferentes puestos de frutas, verduras, frutos secos, pescado, carne, prendas de ropa, etc. Además, alrededor del mercado, también hay diferentes puestos de comida.

Mercado de Mahane Yehuda

Mercado de Mahane Yehuda

 

11. EL YAD VASHEM

El Yad Vashem es el memorial oficial israelí a las víctimas del Holocausto. Es un extenso complejo ajardinado con un centro de visitantes, un museo y una serie de monumentos conmemorativos. La entrada es gratuita y es una visita recomendable. Durante tu visita no debes perderte el monumento a los niños, la avenida de los justos, la sala del recuerdo o el monumento al vagón de carga.

 

 

¿Quieres ahorrarte dinero viajando?

Si usas estos enlaces, los dos salimos ganando: tanto vosotrxs como nosotras recibiremos un descuento.

  • Consigue 15€ para tu reserva con Booking aquí
  • Si quieres hacerte anfitrión de AirBnB, recibe 22€ de descuento aquí
  • Si te han cancelado o retrasado un vuelo, recibe 10€ al empezar la reclamación con Reclamador aquí