Marrakech, cuyo nombre original en bereber significa “Tierra de Dios”, es una de las ciudades más importantes de Marruecos y uno de los destinos más populares en tu ruta por Marruecos.

Junto a Meknes Legends of Bodybuilding the advisability of using hcg cystic fibrosis won’t stop jack dyson’s bodybuilding dream, Fez y Rabat, es una de las cuatro ciudades imperiales de Marruecos y es un lugar perfecto para pasar unos días ya que además desde aquí podrás descubrir algunos lugares interesantes en sus alrededores, como Essaouira y las cataratas de Ouzoud. En este post te queremos contar todo lo que no debes perderte si visitas Marrakech.

 

QUÉ HACER EN MARRAKECH

En el mapa de Marruecos, en el desplegable de Marrakech puedes encontrar todos los lugares que mencionamos en el post.

Pasear por la plaza de Jemaa-el-Fna

La plaza de Jemaa-el-Fna es la plaza central de Marrakech y es, sin lugar a dudas, el símbolo de la ciudad desde su fundación en el siglo XI. No está claro que significa su nombre: para algunos significa “asamblea de aniquilación” porque era el lugar donde se ajusticiaba a los delincuentes o “lugar de la mezquita destruida” porque aquí debía haber una mezquita almorávide.

La plaza de Jemaa-el-Fna es grande y se puede decir que todos los caminos en Marrakech confluyen en esta plaza. Además es el lugar donde viajeros y marroquíes se dan cita a cualquier hora del día y eso hace que la plaza esté viva. Eso sí, lo más interesante de la plaza es la transformación que se vive a lo largo del día y por eso te recomendamos visitarla a diferentes horas del día, especialmente al atardecer.

Marrakech

Plaza Jemaa-el-Fna al atardecer

Durante el día la plaza es un lugar tranquilo y sosegado, y si viajas en meses de mucho calor, aún más. En las horas centrales del día básicamente puedes encontrar puestos de zumos de naranja, de especias, alguna mujer pintando henna y otros puestos variados.

Sin embargo, al atardecer todo cambia y la plaza despierta. Si pasas en Marrakech varios días, tienes una cita con esta plaza cada vez que se ponga el sol. Es interesante vivir este momento desde algunas de las terrazas de los bares y restaurantes que hay alrededor de la plaza, buscando la primera fila para no perderse el espectáculo. Pero también te animamos a vivir ese despertar a pie de plaza, ya que es otro punto de vista e igualmente interesante.

A medida que cae el sol, los tenderetes que estaban por la mañana en la plaza desaparecen y la plaza se llena de puestos de comida donde podrás probar las especialidades de la gastronomía marroquí a buen precio. Pero no solo eso, en la plaza se dan cita contadores de cuentos, escritores de cartas, vendedores… La plaza se llena de actividad, de vida, de gastronomía, de cultura y de ocio. Además a todo esto se unirá en algún momento la llamada a la oración con lo que la magia del momento se volverá más especial.

puestos-comida-plaza

Puestos de comida de la plaza

También te advertimos que hay varios lugares de la plaza donde puedes encontrar puestos con animales, como monos y cobras. Estos puestos están en la plaza para que los turistas se hagan la foto con el animal de turno a cambio de unos dirhams. Nosotras siempre aconsejamos evitar todas las actividades no responsables con animales y te animamos a leer nuestro post de turismo responsable.

Acercarse a la mezquita de Koutoubia

Situada en la plaza Jemaa-el-Fna, la mezquita de Koutoubia es la mezquita más importante de Marrakech. Construida a mediados del siglo XII, su nombre significa “mezquita de los libreros” ya que en los primeros tiempos había muchos puestos de libreros que rodeaban la plaza y fue una de las mayores mezquitas del mundo islámico cuando se terminó de construir a mediados del siglo XII.

La mezquita está hecha de piedra arenisca rosada, muy típica de la ciudad, y destaca el minarete de la mezquita, de 69 metros de altura, que es el punto más alto de Marrakech y que probablemente te recuerde a la Giralda de Sevilla.

mezquita-Marrakech

La mezquita de Koutoubia

El acceso a la mezquita está prohibido a los no musulmanes, como el resto de mezquitas de Marrakech, así que solo podrás disfrutarla por fuera. Si viajas a Marrakech en Ramadán, te recomendamos que te acerques a la mezquita en el rezo del atardecer. Aquí vivimos uno de los lugares más emocionantes en nuestro primer viaje a Marruecos y es que en ese momento se reúnen cientos de hombres para rezar. Al ser el rezo más popular durante el Ramadán, porque marca el inicio en el que se va el sol y se deja de ayunar, muchos hombres rezan también en la explanada de delante de la mezquita, por lo que es momento muy especial e impresionante.

Perderse por el zoco

El zoco de Marrakech es un laberinto de callejuelas llenas de puestos y tenderetes donde puedes encontrar desde puestos muy turísticos llenos de souvenirs hasta puestos más especializados y temáticos. Se extiende desde el norte de la plaza de Jemaa-el-Fna y, una vez que te adentras en este laberinto, es fácil desorientarse aunque precisamente en ello reside también la magia de disfrutarlo.

zoco-marrakech

Puesto de especias del zoco

La mayoría del tiempo vas a invertirlo en perderte por sus calles y callejuelas, incluso aunque no sea tu intención. Puedes usar la aplicacion Maps.me para orientarte y saber, más o menos, en que parte de la medina estás, aunque ya te avisamos que es imposible saber a ciencia exacta donde estás, ya que es un auténtico laberinto de callejuelas. Lo mejor es orientarse por la memoria fotográfica.

El zoco los artesanos está agrupado por gremios y así podréis encontrar el zoco de los cosméticos tradicionales, en la plaza Rahba Kedima, el zoco Kimakhine o de los instrumentos musicales, el zoco Cherratine o zoco de las pieles, el zoco Chouari o de los carpinteros.

puestos-zoco

Carnicería del zoco

Si quieres visitar el zoco, te recomendamos que vayas por la mañana ya que es cuando los puestos están abiertos: a medida que cae la tarde van cerrando. Además, si te gustan las compras, estás en el lugar perfecto para llevarte algún recuerdo de tu viaje por Marruecos. Eso sí, recuerda que se regatea. Además el zoco de Marrakech es especialmente turístico y, por ende, especialmente agotador en cuanto a regateo se refiere, así que piénsate bien si quieres comprar algo, antes de enfrentarte al tedioso arte del regateo.

Buscar la plaza de las especias

La plaza de las especias o Rahba Lakdima es uno de los lugares más fotogénicos de Marrakech. Es una plaza pequeña con una forma más o menos triangular que está situada al norte de la plaza Jemaa-el-Fna. En esta plaza hay muchos puestos de especias, alfombras y tapices y esto hace que sea un lugar muy colorido y fotogénico. También existen algunos cafés donde puedes aprovechar para tomar algo y disfrutar de otro punto de vista diferente, como por ejemplo el Café des Especies.

Entrar a la Madrasa Ben Yousef

La Madrasa Ben Yousef es la más importante de Marrakech y una visita recomendable. Las madrasas son las escuelas de estudios superiores, especializadas en estudios religiosos. La Madrasa Ben Youssef se construyó cerca de la mezquita del mismo nombre para los estudiantes a mediados del siglo XI. Es la más grande de Marruecos, con 130 celdas donde se podían alojar hasta 800 estudiantes.

madrasa-ben-yousef

Interior de la Madrasa Ben Yousef

Visitar el Museo de Marrakech

El Museo de Marrakech, de finales del siglo XIX, alberga una colección de cerámica, alfombras, armas y otros objetos tradicionales de Marruecos. Sin embargo, lo verdaderamente recomendable es el edificio, en el que destaca el patio central y la impresionante lámpara, alrededor de la cual se encuentran las salas del museo. El museo abre de 09:00 a 12:00 y de 15:00 a 18:00 y la entrada cuesta 70 dirhams.

museo-marrakech

Interior del Museo de Marrakech

Visitar el Palacio de la Bahia

El Palacio de la Bahia es otro de los lugares más recomendables de visitar en Marrakech. Este palacio fue construido a finales del siglo XIX con el objetivo de ser el palacio más impresionante de todos los tiempos. Ocupa 8 hectáreas y tiene unas 150 habitaciones que dan a diferentes patios y jardines, aunque la parte más bonita es la del harén de las esposas y concubinas de Abu Bou Ahmed, el esclavo negro que llegó a ser visir y que se convirtió en dueño del palacio a finales del siglo XIX.

El Palacio de la Bahia se encuentra al sudeste de la plaza Jemaa-el-Fna y para visitarlo hay que pagar una entrada de 10 dirhams que, sin duda, merecen la pena. Abre todos los días de 09:00 a 17:00.

Visitar el Palacio El Badi

El Palacio El Badi es un palacio que se construyó en el siglo XVI para conmemorar la derrota de los portugueses. Su nombre significa “el incomparable” y es que tenía más de 300 habitaciones decoradas con oro, turquesas y cristal.

Actualmente el palacio se encuentra en ruinas porque fue totalmente saqueado en el siglo XVII, cuando Marrakech dejó de ser la capital. A día de hoy, tan solo nos podemos hacer una idea de la grandiosidad del edificio en su época.

Quizá no es la visita más impresionante de Marrakech pero aún así a nosotras nos gustó visitarlo. Se puede subir a las murallas del castillo y las vistas de la ciudad de Marrakech merecen la pena. El Palacio El Badi abre de 09:00 a 17:00 y la entrada cuesta 70 dírhams.

palacio-badi

Palacio El Badi

Visitar las tumbas saadíes

Las tumbas saadíes fueron descubiertas en 1917 y son 100 tumbas de finales del siglo XVI decoradas con mosaicos y donde están enterrados guerreros y sirvientes de la dinastía saadí. El edificio más importante es el mausoleo principal donde está enterrado el sultán Ahmad al-Mansur y su familia y donde la habitación más importante es en la que están enterrados los hijos de este sultán, donde destacan las 12 columnas. Las tumbas abren todos los días de 09:00 a 12:00 y de 14:30 a 18:00 y la entrada cuesta 70 dirhams.

Pasear por el Mellah

El Mellah es el nombre con el que se conoce a los barrios judíos amurallados que existen en algunas ciudades de Marruecos, como las juderías o guetos europeos. En Marrakech el Mellah está situado al sur del Palacio de la Bahia y al este del Palacio El Badi. A pesar de su cercanía a estos dos lugares tan turísticos de Marrakech, no es un barrio demasiado turístico y por eso te animamos a perderte por sus calles.

Marrakech

Calles de el Mellah

En la actualidad, no son muchos los judíos que viven en el Mellah pero desde su fundación en el siglo XVI hasta el siglo XX fue una de las comunidades hebreas más numerosas del país, llegando a albergar más de 30.000 judíos, según algunas fuentes. En 1948 con la creación del estado de Israel muchos decidieron emigrar voluntariamente.

Si quieres pasear por el Mellah te recomendamos que te acerques a visitar el zoco, mucho más relajado y donde probablemente encuentres las mejores gangas de la ciudad. Destacan los puestos que venden joyería, productos de hojalata, especias, etc. Tampoco debes perderte la plaza des Ferblantiers, una pequeña plaza rodeada de palmeras y tiendas muy pintorescas.

En Mellah había unas 30 sinagogas pero hoy solamente se conservan dos: la sinagoga Negidim y la sinagoga Lazama. Puedes visitar ambas en cualquier día de la semana, a excepción del sabbatTambién puedes buscar el tranquilo cementerio judío de Miaara, que es el cementerio judío más grande de Marruecos.

cementerio-judio

Cementerio judío

Visitar los Jardines Majorelle

Los Jardines Majorelle son unos jardines situados un poco alejados del centro de Marrakech pero aún así es una visita que merece la pena. Estos jardines fueron creados por el pintor francés Jacques Majorelle en 1924, al que deben su nombre. Este pintor francés vivió en Marruecos desde 1919 y estos jardines fueron su lugar de inspiración. Desde 1947 están abiertos al público y, como dato curioso, hoy pertenecen a Yves Saint Laurent.

Es un lugar tranquilo y apacible, con plantas de todo tipo (cactus, palmeras, plantas acuáticas…). La entrada cuesta 70 dirhams y abre de 08:00 a 17:30 de octubre a abril y hasta las 18:00 si viajas de mayo a septiembre. En Ramadán el horario cambia y abre de 09:00 a 17:00.

 

QUÉ HACER EN LOS ALREDEDORES DE MARRAKECH

Si vas a pasar varios días en Marrakech y quieres hacer algunas excursiones te recomendamos que visites Essaouira y  las Cascadas de Ouzoud, dos de las excursiones más populares en los alrededores de Marrakech.

Essaouira

Esta pequeña ciudad costera está situada a 180 kilómetros al oeste de Marrakech y conocida como “la Perla del Atlántico”. Muchas personas visitan esta ciudad en una excursión de un día aunque nosotras creemos que es un buen sitio para pasar al menos un par de días, ya que solo así te atrapará su ambiente relajado y sosegado. Aún así, si no tienes mucho tiempo, te recomendamos que vayas a pasar el día desde Marrakech.

essaouira

Essaouira

La Medina de Essaouira es bastante pequeña así que la puedes recorrer en poco tiempo. El principal negocio de esta ciudad costera es la pesca y por eso, es interesante acercarte hasta el mercado donde los pescadores venden sus mercancías. Si te gusta el pescado o el marisco, es también un buen lugar para comer, ya que hay varios puestos donde comer por poco dinero e incluso si quieres, puedes comprar el pescado y te lo preparan en el mismo puesto.

Las playas de esta zona de Marruecos son ideales si te gusta el windsurf y el sur. Puedes quedarte en la misma playa de Essaouira o, si vas a pasar más días en esta ciudad, puedes acercarte a Sidi Kaouki en bus local. Nosotras visitamos Essaouira en verano y es perfecta pasar un par de días para disfrutar de sus amplias playas y de unas temperaturas excelentes. ¡Hasta hace fresquito por la noche!

Existen diferentes formas para llegar a Essaouira. Podéis reservar una excursión organizada que os llevará desde Marrakech. Si queréis ir por vuestra cuenta podéis alquilar un coche o contratar un taxi para todo el día. También existen autobuses que te llevan a Essaouira, aunque si solo vas a pasar el día es quizás la opción menos recomendable porque te llevará más tiempo y estarás atado a horarios. Los autobuses salen de la estación de autobuses de Marrakech y el billete cuesta unos 50 dirhams y el trayecto dura unas dos horas y media.

essaouira

Calles de Essaouira

Las Cascadas de Ouzoud

Situadas a 150 kilómetros al noroeste de Marrakech son las cascadas más impresionantes del norte de África. Miden 110 metros de altura y el entorno es espectacular.

Si quieres hacer esta excursión existen varias opciones. Puedes optar por contratar una excursión organizada, que te llevará a las cascadas desde Marrakech. Si prefieres ir por libre puedes alquilar un coche o contratar un taxi para todo el día.

cascadas-Ouzoud

Las cascadas de Ouzoud

Esperamos que este post te sirva de ayuda para planificar tu visita por Marrakech en tu ruta por Marruecos, una ciudad fascinante y en la que además también puedes hacer excursiones para descubrir más sobre nuestro país vecino, al que nunca nos cansamos de volver.

 

¿Pensando en tu próximo viaje?

Si reservas a través de estos enlaces, nosotras ganaremos una comisión con la que mantener este blog o tú recibes algún descuento.

  • Encuentra los mejores hoteles con Booking aquí
  • Consigue 35€ para tu primera reserva con AirBnB aquí
  • Consigue 10€ al empezar una reclamación con Reclamador aquí